La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha negado este martes haber recibido ningún “pago opaco” como los que aparecían en los apuntes de los llamados Papeles de Bárcenas y ha defendido el despido “en diferido” del extesorero del partido, al que ha acusado de ir “cambiando de criterio, porque miente mucho, según le va interesando”.

Cospedal ha comparecido ante la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP para defender la “honorabilidad” de su partido frente a la sentencia del caso Gürtel pero ha terminado defendiéndose a sí misma de las acusaciones de haber cobrado de la presunta caja B del PP que gestionaba Luis Bárcenas y hasta de sus lazos con la Operación Púnica siendo consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, la sesión pronto se ha desviado por derroteros más personales y, con un evidente enfado, Cospedal ha tenido que negar que su marido aparezca en los papeles de Bárcenas ni que ella haya mentido ante un juez al negar presuntos pagos opacos, algo por lo que ha amenazado con querellarse contra el diputado del PSOE Artemi Rallo.

“En lo que se refiere a mí, hay varios pronunciamientos judiciales que dicen que son mentira. Es falso que yo recibiera nada, será una contabilidad de este señor, de Bárcenas, no del PP, serán unos apuntes que hacía y él sabría lo que hacía, yo fui a los tribunales contra el señor Bárcenas y hasta ahora le tengo ganada una, la otra está pendiente y otra archivada”, ha afirmado Cospedal ante las acusaciones de Rallo.

Rallo ha abierto la sesión monográfica en la que este martes comparece Cospedal, a la que, además de una “valoración de la sentencia”, le ha pedido que “pida perdón y disculpas a los españoles y aproveche para asumir responsabilidades políticas como secretaria general”.

“Fue creada por el señor Correa, no por el PP”

Por lo que respecta a la sentencia de la Gürtel, Cospedal ha manifestado que la resolución muestra una trama “creada por el señor Correa, no por el PP” y ha recordado que su partido la ha recurrido en lo que respecta a su condena como partíciope a título lucrativo porque ni conocieron los hechos ni se beneficiaron de ellos.

“No niego lo que dice en relación a otros”, ha dicho Cospedal, que sin nombrar a otros condenados, entre ellos el extesorero Luis Bárcenas, ha añadido que su recurso no tiene nada que ver con las penas impuestas “al resto de las personas que hace mucho tiempo que no pertenecen al PP, han sido apartadas hace mucho tiempo de mi partido”.

Cospedal ha insistido en que los hechos juzgados ocurrieron “hace 15 años” y ha recordado que entonces “yo no era secretaria general, llegué después”, a pesar de que la sesión que rápidamente se ha convertido en un interrogatorio sobre asuntos que le afectan directamente a ella, desde pagos en negro que presuntamente habría recibido hasta los apuntes en los Papeles de Bárcenas que presuntamente harían referencia a su marido, Ignacio López del Hierro.

La ministra de Defensa lo ha negado -”esa persona no es mi marido”, ha asegurado- antes de estallar por cómo “se utiliza a la figura de mi marido porque no se puede defender para atacarme a mí”.

“Es asqueroso”, ha espetado en uno de los momentos más tensos al comienzo de una sesión, que también ha tenido otros, como cuando la secretaria general ha emplazado al diputado Rallo a repetir sus afirmaciones en un lugar donde no tenga inmunidad parlamentaria porque le pondrá querella.

Este rifirrafe se ha producido después de que el diputado socialista subrayara la gravedad del hecho de que, en la sentencia por la Gürtel, el tribunal duda de la credibilidad del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de otros dirigentes del PP que declararon como testigos cuando negaron que existiera una caja B en el PP que la resolución sí acredita. "Es tendencioso decir que la declaración de Rajoy no tuvo credibilidad".

Cospedal amenaza con una demanda

Rallo ha extendido esta apreciación a Cospedal, que en 2016  ganó a Barcenas una demanda por vulnerar su honor por publicar la presunta contabilidad paralela del PP, al afirmar que ella también mintió entonces ante el juez.

"¿Me esta acusando de falso testimonio? Tiene usted inmunidad parlamentaria, pero le digo que lo diga delante de la prensa porque le voy a poner una querella, yo no he cometido nunca falso testimonio", ha aseverado Cospedal. "Le digo que si repite lo que ha dicho fuera de esta sala, le voy a poner una denuncia. Le he puesto a Bárcenas por este motivo y las he ganado. No es fácil y menos para un político aún ganar una sentencia por derecho al honor y yo se la he ganado a Bárcenas", ha insistido la secretaria general del PP.

A medida que ha avanzado la sesión de la comisión, Cospedal también ha negado tener ninguna relación con la trama Púnica, tal y como la acusa uno de los principales acusados, el exconsejero madrileño Francisco Granados. "Que otras personas te citen no quiere decir que estés dentro de un sumario, yo no estoy dentro de un sumario", ha subrayado.

También, de haber destruido de manera ilegal los ordenadores que Bárcenas reclama como suyos y que dejó en la sede de Génova cuando dejó el PP. La secretaria general insistió en que siguió el procedimiento de borrado ordinario en un material que pertenecía al partido y también ha ironizado sobre la "mucha información" sensible que el extesorero sugiere que contenían.