Monedas
Monedas.  ARCHIVO

Tal y como queda reflejado en el manual práctico de la renta de la Agencia Tributaria, los planes de ahorro a largo plazo son contratos celebrados entre el contribuyente y una entidad aseguradora o de crédito.

Tipos de planes

  • Seguros individuales de vida a largo plazo (SIALP): se pueden crear a través de uno o sucesivos seguros individuales de vida. El propio contribuyente es el contratante, asegurado y beneficiario salvo en caso de fallecimiento. Si una vez llegado el vencimiento del seguro, el declarante destina el importe íntegro a un nuevo seguro a largo plazo, la nueva aportación no computará a efectos del límite de 5.000 euros.
  • Depósitos y contratos financieros: los planes de ahorro a largo plazo también se pueden instrumentar a través de depósitos y contratos financieros integrados en una cuenta individual de ahorro a largo plazo (CIALP). Esta cuenta se crea como un contrato de depósito de dinero con una entidad de crédito. En ella se podrán construir uno o varios depósitos de dinero y contratos financieros. Dichos contratos y depósitos financieros deberán contratarse con la misma entidad de crédito en la que se haya abierto la cuenta individual de ahorro a largo plazo.

Características y requisitos

  • Número de planes: el contribuyente solo podrá ser titular de forma simultánea de un plan de ahorro a largo plazo, ya sea un seguro o una cuenta.
  • Apertura: la apertura se realizará en el momento en el que se satisfaga la primera prima o se realice la primera aportación a la cuenta.
  • Extinción: se llevará a cabo en el momento en el que el declarante efectúe cualquier disposición o incumpla el límite máximo de aportaciones anuales.
  • Aportación máxima: no pueden ser superiores a 5.000 euros anuales. Si se supera esta cantidad se pierde el derecho a la exención.
  • Forma de percepción: la disposición del capital resultante solo podrá producirse en forma de capital y siempre por el importe total, no se pueden hacer disposiciones parciales.
  • Capital asegurado: la entidad deberá garantizar la percepción al vencimiento del seguro de vida o del contrato financiero de, al menos, un capital equivalente al 85 por 100 de la suma de las primas satisfechas o de las aportaciones efectuadas. Además, si la garantía fuera inferior al 100 por 100, el producto financiero contratado deberá tener un vencimiento de al menos un año.

A la hora de realizar la tributación de los planes de ahorro hay que hacer una distinción entre rendimientos de capital mobiliario positivos y negativos:

  • Rendimientos de capital mobiliario positivos: estarán exentos siempre que el contribuyente no efectúe disposición alguna del capital resultante antes de finalizar el plazo de cinco años desde su apertura. Si antes de los cinco años se produce cualquier disposición o se incumple el límite de aportaciones anuales, estará obligado a integrar los rendimientos generados durante la vigencia del plan en el periodo en el que se produzca tal incumplimiento.
  • Rendimientos de capital mobiliario negativo: se imputarán al período en que se produzca la extinción y únicamente en la parte del importe total de dichos rendimientos negativos que exceda de la suma de los rendimientos del mismo plan a los que hubiera resultado de aplicación la exención.