Sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en Madrid
Sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en Madrid EUROPA PRESS - Archivo

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado el laudo arbitral firmado por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y editores musicales que cerró el conflicto por el reparto de derechos de autor en franjas horarias nocturnas de televisión, la llamada "rueda".

Según fallo conocido este lunes tras la demanda de anulación presentada por Telecinco y Música Aparte, el TSJM entiende que "el régimen jurídico actualmente vigente en la SGAE no autoriza a que las controversias que surjan entre la sociedad y sus asociados sean resueltas por la vía arbitral", sino por juzgados ordinarios.

El laudo, dictado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en julio de 2017, aportaba fórmulas para corregir la distorsión en el reparto de derechos de música emitida de madrugada, franja en la que se concentraba su emisión y por la que se obtenía más dinero de lo que le correspondería por audiencia.

La solicitud partió de la SGAE unos meses antes de la operación llevada a cabo por la Audiencia Nacional que acabó con la detención de casi una veintena de personas por el presunto cobro fraudulento de derechos de autor de piezas musicales emitidas en distintas cadenas de televisión, mediante el registro de falsos arreglos sobre obras de dominio público para emitir en las cadenas de madrugada.

Según recordaba entonces la SGAE, la gran cantidad de agentes implicados y los intereses contrapuestos en este asunto había dificultado la solución interna, motivo por el que se solicitó un arbitraje.

Como resultado del mismo, se estableció un límite en los derechos objeto de reparto a la franja nocturna, redistribuyendo el sobrante que supere el límite establecido (un 20 por ciento como máximo aunque se aconseja un 15 por ciento), entre el resto de franjas en función de la ponderación que actualmente tienen establecidas.

"Tres meses para ponerse al día"

A la SGAE le queda un mes y medio "para ponerse al día", es decir, cumplir con lo dispuesto en el Real Decreto que el Gobierno aprobó para un mayor control de las entidades de gestión y adecuarse a lo que establece la UE, ha recordado hoy el ministro Íñigo Méndez de Vigo.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte ha descubierto este lunes la placa que dedica una plazuela de la capital a la autora Ana Diosdado (1938-2015) en presencia de José Miguel Fernández Sastrón, presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Ante las preguntas de los periodistas, Méndez de Vigo ha señalado que, según el Real Decreto que traspone al ordenamiento jurídico español dos directivas europeas con las que se pretende "reforzar el control" a las entidades de gestión, la SGAE tiene "tres meses para ponerse al día" desde la publicación de la norma en el BOE, lo que ocurrió el 14 de abril.

Según el Real Decreto, las entidades de gestión de derechos como la SGAE (de recaudación superior a los 100 millones de euros) deberán incorporar un órgano de control interno, integrado por personas ajenas a la entidad, que vigilará la ejecución de su presupuesto y el reparto de la recaudación a los socios.

"Velaremos porque (la SGAE) se ponga al día. Insisto en la línea de transparencia y de gestión de cuentas", ha precisado el ministro, que ha subrayado que la nueva normativa sobre propiedad intelectual surgirá "precisamente" de un acuerdo con el PSOE y Ciudadanos.

Se refería el ministro a que el pasado 10 de mayo, el Pleno del Congreso aprobó, por unanimidad, que el Real Decreto citado se tramite como proyecto de ley de urgencia, para incluir así la posibilidad de enmiendas a su articulado.

"El Gobierno está comprometido con esa transparencia, lo estoy personalmente y lo voy a seguir estando. Creo que las entidades de gestión son muy importantes porque el talento hay que pagarlo y también hay que remunerar a aquellos que lo producen, lo crean o lo cantan. Estoy totalmente comprometido con ello", ha concluido Méndez de Vigo.