Vehículo
Imagen del vehículo donde murió la pequeña Katera. TWITTER

Katera Barker, una niña de un año de Nashville, Tennessee (EEUU), murió este miércoles tras pasar todo el día metida en el coche por un descuido de su padre.

Según recoge el Washington Post, los hechos sucedieron el pasado miércoles por la mañana cuando Matt Barker se disponía a llevar a su hija de un año, Katera, y a su hermano de cinco años a la guardería.

Barker dejó al hermano mayor en la guardería infantil de Nashville pero se olvidó de Katera, que estaba en el asiento de la parte trasera del vehículo. Entonces el padre regresó a casa, estacionó el coche en la entrada y se dirigió al aeropuerto en taxi ya que tenía que coger un vuelo para un viaje de negocios fuera de la ciudad.

No fue hasta la tarde cuando Jenny Barker, la madre de los niños, cogió el coche para ir a recoger a los niños a la guardería. En ese momento se dio cuenta de que la pequeña aún seguía en el coche, por lo que llamó a los servicios de emergencias.

Los paramédicos intentaron reanimarla de camino al hospital, pero no pudieron hacer más que certificar su muerte.

Ese mismo día el padre voló de nuevo hacia Nashville y desde entonces la pareja ha estado cooperando con la investigación policial. De momento no se han presentado cargos.