¿Habrá recesión en EE UU?
Un hombre observa los índices de la bolsa de Tokio, ayer.(REUTERS).

¿Va camino Estados Unidos de entrar en una recesión? Ésa es la pregunta que ahora mismo está sacudiendo las bolsas de todo el mundo, aunque ayer se moderaron las espectaculares pérdidas registradas el martes. La española, sin ir más lejos, se dio un batacazo ese día del 3,37% y ayer cerró con un descenso del 0,92%.
Ante la gravedad de la situación, se especula con una posible bajada de tipos de urgencia en los EE UU.

1.- ¿Cuál ha sido el detonante de la caída de las bolsas? La crisis de las ‘hipotecas basura’ ha reducido en un 83% los beneficios  del banco estadounidense Citigroup en 2007. En el último trimestre perdió 9.800 millones de dólares (unos 6.600 millones de euros). Es la primera vez que Citigroup pierde dinero en un trimestre y ya ha anunciado que despedirá a 20.000 empleados. Otro gigante bancario, JP Morgan Chase, comunicó ayer que sus beneficios cayeron un 33% en el último trimestre del año.

2.- ¿Qué es una recesión? La teoría económica considera que hay recesión cuando se dan dos o más trimestres de crecimiento económico negativo. Si en vez de decrecer, la economía empieza a crecer menos que en trimestres anteriores, como sucede ahora, se habla de desaceleración.

3.-  ¿Puede haber una recesión en Estados Unidos? Dependerá de los próximos resultados bancarios y otros factores. Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal que lleva pronosticando la recesión desde hace muchos meses, cree que ahora mismo hay algo más de un 50% de probabilidades de que la haya. La posibilidad de una victoria demócrata en las elecciones de noviembre se contempla como otro peligro.

4.- ¿Cómo se puede evitar? Ayudaría mucho un recorte de los tipos de interés de la Reserva Federal –que podría producirse incluso antes de lo previsto–, alejaría el fantasma de la recesión. El dólar puede recuperar fuerza respecto del euro si las economías europeas pierden gas.

5.- ¿Cómo nos puede afectar? Afectaría más al Reino Unido, Alemania, Francia o Italia porque exportan más que nosotros a EE UU. Pero las empresas españolas sí tendrían dificultades para colocar sus productos en esos países europeos, sus principales mercados exteriores, si sus economías flojean.