Al respecto y en una nota, Fernández de Mesa ha señalado que "solo se ha rectificado a la baja los módulos para la aceituna de mesa que se reducen en toda la provincia de Córdoba, pasando del 0,26 al 0,18, lo cual es positivo pero supone una ínfima parte del olivar cordobés".

Igualmente, ha criticado que el Gobierno se haya empecinado en "escudarse en las estadísticas oficiales de la Junta y no haya hecho caso de los informes que le ha enviado Asaja Córdoba ni de otro informe de la Junta que apuntaba una reducción de producción del 25 por ciento en Jaén y una cifra muy parecida en Córdoba, con el 20 por ciento, aunque este último sea contradictorio con las estadísticas oficiales" de la Administración autonómica.

Por ello, Asaja Córdoba ha considerado que el Ministerio de Hacienda "tiene argumentos suficientes para corregir este agravio comparativo, porque las comarcas olivareras de producción de aceite de oliva de Córdoba y Jaén tienen enormes similitudes", por lo cual "no es razonable" que, contando con las mismas circunstancias, "el tratamiento fiscal sea discriminatorio hacia los olivareros de aceite de Córdoba".

Asimismo, Fernández de Mesa ha criticado que la Junta de Andalucía se haya también empecinado en "no corregir sus errores en sus estadísticas provocando así que sean los agricultores de nuestra provincia quienes al final paguen los fallos que ha cometido la Administración autonómica".

Y es que, tal y como ha comprobado Asaja Córdoba, la Junta de Andalucía en sus estadísticas oficiales señala unas pérdidas en Jaén del olivar del 31 por ciento y en Córdoba del 13 por ciento, lo cual "no tiene lógica ni sentido alguno, pues es de sobra conocido que las comarcas olivareras de producción de aceite de oliva de Córdoba y Jaén tienen enormes similitudes".

Asaja Córdoba, que ha presentado varios informes que justifican el "grave error" cometido por ambas administraciones, ha constatado que el comportamiento de los olivares de Córdoba ha sido peor al de las provincias limítrofes, pues la provincia de Córdoba es la que menor superficie de olivar tiene en regadío, un 14 por ciento frente al 45 por ciento de Jaén y, por tanto, la que "más sufrió la sequía del año pasado".

Por otro lado, también se ha valorado "negativamente" desde Asaja que "tampoco se han tenido en cuenta las circunstancias especiales de pedrisco en el término municipal de Puente Genil, ni que se haya corregido a la baja los módulos para el girasol a pesar de las dificultades que atraviesa este cultivo".

Por todo ello, Asaja ha hecho una valoración negativa del tratamiento dado al olivar de aceite cordobés y al girasol. Sin embargo, "sí se valora positivamente las reducciones para la aceituna de mesa, los cereales y leguminosas, la uva, los frutales de hueso, la apicultura, el vacuno de leche, y toda la ganadería extensiva de ovino-caprino, vacuno y porcino".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.