Smartphones
Un 'smartphone' de Samsung y otro de Apple, las dos compañías que llevan lustros peleándose por liderar el sector móvil. Kārlis Dambrāns

Un jurado de un tribunal de San José (California, EE UU) ha determinado que Samsung debe pagar 539 millones de dólares (460 millones de euros) a Apple para resolver un caso por el plagio de componentes para teléfonos móviles que ha enfrentado a estos dos gigantes tecnológicos durante años.

La estadounidense Apple demandó en 2011 a la surcoreana Samsung por presuntamente plagiarle la apariencia de sus dispositivos móviles. En 2012, un jurado federal dio la razón a Apple, al asegurar que su rival le había copiado el diseño de algunos dispositivos para sacar al mercado once modelos, como el Galaxy S II.

Samsung estaba acusada de haber robado características patentadas como el aspecto redondeado de las esquinas de los iPhone, el diseño del bisel que sujeta la pantalla al resto del teléfono y la disposición de los coloridos iconos de las aplicaciones en la pantalla del celular.

Como resultado del litigio, el tribunal determinó entonces a Samsung abonar a Apple una indemnización de 1.050 millones de dólares (896 millones de euros) por los beneficios obtenidos de sus once modelos de teléfono, una cifra muy superior a los 28 millones de dólares (23,9 millones de euros) que, en principio, estaba dispuesta a desembolsar la compañía surcoreana.

Samsung ya compensó a Apple con más de 548 millones de dólares (468 millones de euros) en diciembre de 2015 y logró un año después que el Tribunal Supremo de EE UU le eximiera de pagar 399 millones de dólares adicionales al considerar que el presunto plagio solo responde a una parte muy pequeña de los dispositivos.

El litigio regresó entonces a jurisdicción inferior, que este jueves ordenó el nuevo pago de 539 millones de dólares.

La decisión del tribunal de San José fue recibida con reacciones dispares por parte de Samsung y Apple. En una nota de prensa, la compañía de la manzana aseguró que este caso va más allá del dinero: "creemos profundamente en el valor del diseño y nuestros equipos trabajan incansablemente para crear productos innovadores que deleiten a nuestros clientes".

"Consideraremos todas las opciones para obtener un resultado que no obstaculice la creatividad y la competición justa para todas las compañías y consumidores", dijo Samsung en un comunicado.