El Consejo para la Seguridad en el Transporte de Estados Unidos publicó este jueves un informe preliminar sobre un accidente mortal entre un vehículo autónomo de Uber y una transeúnte, el pasado 18 de marzo, que revela que el automóvil detectó a la persona antes del impacto.

El informe sobre el accidente ocurrido en la localidad de Tempe, en Arizona, y que causó la muerte a Elaine Herzberg, de 49 años, reveló que los sensores del vehículo detectaron un objeto seis segundos antes del impacto.

Los sensores del automóvil, un todocaminos SUV Volvo XC90 equipado con sistemas autónomos de Uber, detectaron a Herzberg primero como un objeto no identificado, luego como un vehículo y posteriormente como una bicicleta.

Poco antes del impacto, 1,3 segundos, el sistema autónomo determinó que era necesario aplicar los frenos de emergencia del vehículo "para mitigar una colisión" pero "según Uber, las maniobras de frenado de emergencia no estaban habilitadas cuando el vehículo está controlado por el ordenador".

Según el informe, Uber desconecta esta función "para reducir el potencial de un comportamiento errático del vehículo".En estas circunstancias, el operador del vehículo, que viaja en el asiento del conductor pero que solo interviene en limitadas circunstancias, es el que tiene que "intervenir y actuar".


Pero el informe destacó que el sistema "no está diseñado para alertar al operador".

En el momento del impacto, el vehículo de Uber viajaba a una velocidad de 62 kilómetros por hora.

El informe también señaló que Herzberg cruzó la carretera empujando una bicicleta sin reflectores laterales en una zona no iluminada y vestida con ropas oscuras.

Precisamente este miércoles Uber anunció que dejará de probar automóviles autónomos en el estado de Arizona, aunque continuará con el programa en Pensilvania y California.

Tras el accidente de Tempe, tanto Uber como las autoridades de Arizona decidieron suspender las pruebas hasta que la investigación del accidente estuviese en marcha