Morgan Freeman
El actor Morgan Freeman, en el estreno de la película 'Lucy' en Pekín en octubre de 2014. GTRES

El foco de los abusos en Hollywood ahora apunta en otra dirección. Se trata, en esta ocasión, de otra estrella del cine americano. Morgan Freeman, según desvela una investigación llevada a cabo por la CNN, ha sido acusado por tratar de forma indebida y por acosar sexualmente a ocho mujeres de la industria del cine, cada una de las cuales ha relatado en profundidad sus desagradables encuentros y experiencias con el intérprete a ese medio.

"Cualquiera que me conozca o haya trabajado conmigo sabe que no soy alguien que ofendería intecionadamente o que haga que alguien se sienta incómodo", ha dicho poco después de que saltara la polémica. "Pido perdón a quien se pudo sentir incómodo. Nunca fue mi intención".

Una asistente de producción que coincidió con él en Un golpe con estilo, en concreto, cuenta cómo tuvo que soportar de forma sistemática ("a diario") los comentarios que Freeman hacía sobre su cuerpo y su ropa. Además, llegó a tocarla en alguna ocasión. "Trataba de levantar mi falda y preguntaba si llevaba ropa interior. Ponía su mano sobre mi espalda baja y me frotaba". Es más, de acuerdo con su testimonio, fue con un comentario del actor Alan Arkin, testigo de alguno de los hechos, cuando se asustó y no supo cómo reaccionar ni qué decir.

Sin embargo, este comportamiento no cesó. Otra mujer, que trabajó en el equipo de producción de la película Ahora me ves, denunció haber sido acosada por él al igual que su asistente. "Hacía comentarios sobre nuestros cuerpos... Sabíamos que si él venía, no debíamos usar ninguna blusa que mostrara nuestros pechos ni usar pantalones ajustados...".

La investigación de CNN se basa en el testimonio de 16 personas, de las que ocho denunciaron acoso, mientras que el resto habló de comportamiento inapropiado en el set de rodaje.

Vancouver se queda sin su voz

A raíz del escándalo, el sistema de transporte público de la ciudad canadiense de Vancouver comunicó que dejará de utilizar la voz de Morgan Freeman en sus anuncios.

El sistema, denominado TransLink, señaló en un comunicado que "a la vista de la información detallada en varios artículos sobre graves acusaciones contra el actor (...) ha decidido dejar de utilizar su voz en anuncios como parte de una campaña publicitaria de Visa en el sistema". Y es que el estadounidense había sido contratado para promover el uso de tarjetas de Visa en el lanzamiento de un sistema de pago de viajes con tarjetas de crédito y aplicaciones móviles.