El presidente de EE UU, Donald Trump, acaba de cancelar definitivamente su encuentro con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, debido a las "hostilidades abiertas" recientemente por parte de Pyongyang. La cita estaba planificada para el próximo 12 de junio en Singapur.

"La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar", afirmó Trump en una carta dirigida al líder norcoreano. En su misiva, el mandatario advirtió a Kim del poderío militar estadounidense frente al norcoreano. "Usted habla de su capacidad nuclear, pero la nuestra es tan grande y poderosa que rezo a Dios que nunca tenga que ser usada", recalcó.

Trump añadió además que "el mundo, y Corea del Norte en particular, ha perdido una gran oportunidad para una paz duradera" con la cancelación del encuentro y destacó que se trata de "un verdadero momento triste para la humanidad". La suspensión de la histórica cumbre se produce después de días de creciente tensión y nerviosismo entre ambas partes.

"Nosotros no suplicaremos a Estados Unidos por diálogo y tampoco nos molestaremos en persuadirles si no se quieren sentar con nosotros. Si Estados Unidos se reúne con nosotros en una habitación o nos encuentra en un enfrentamiento nuclear depende totalmente de su decisión", señaló la vicecanciller de Exteriores de Corea del Norte, Choe Son-hui.

La semana pasada, Pyongyang ya amenazó con cancelar la cumbre, la primera de la historia entre los dos países, debido lo que consideró como presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral". Asimismo, Trump reconoció este martes que era posible que se retrasase la fecha de su cumbre con Kim Jong-un.

La cita entre Kim y Trump hubiese sido la primera entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciada con la Guerra de Corea (1950-1953) y más de un cuarto de siglo de fallidas negociaciones