Brote de ébola
La OMS convoca un Comité de Emergencia para analizar la evolución ébola. EFE

Son ya 30 los casos confirmados del último brote de ébola declarado en el noroeste de la República Democrática del Congo (RDC) que ha acabado con 22 vidas hasta el momento, de las cuales sólo ocho han resultado positivos hasta ahora, informó el ministerio de Sanidad.

En total, el ministerio de Sanidad congolés ha registrado en las tres áreas afectadas -las rurales de Iboko y Bikoro y la urbana de Mbandaka- 58 casos (30 confirmados, 14 probables y 14 sospechosos) y 22 muertes, de las cuales sólo 8 se han confirmado positivas en laboratorio hasta el momento. Por tanto, suben en dos los casos y en seis las muertes confirmadas desde los últimos datos del ministerio proporcionados ayer, pero baja el total de muertes, que tanto la OMS como el ministerio situaban en 27.

Además, Médicos Sin Fronteras (MSF) informó ayer de la muerte de dos de tres pacientes que huyeron del centro que han habilitado para tratar la enfermedad en la ciudad de Mbandaka (noroeste), que los mantenía en cuarentena.

"La hospitalización forzada no es la solución a la epidemia", consideró tras el incidente el coordinador de emergencias de MSF en Mbandaka, Henry Gray, que dijo que están trabajando para explicar a la población la importancia de los tratamientos en los centros sanitarios y los riesgos de contagio.

"Hay mucho miedo y confusión sobre la enfermedad en las comunidades afectadas", aseguró el ministro congoleño de Sanidad, Oly Ilunga, en el comunicado con las cifras actualizadas de casos. "La prioridad del Ministerio de Sanidad es reforzar las acciones de comunicación comunitaria para sensibilizar a la población de los síntomas y de la importancia de acudir a un centro médico de forma inmediata y respetar las medidas de cuarentena", aseveró Ilunga en la misma línea que MSF.


Síntomas del ébola

Este brote de ébola, detectado en principio en zonas rurales y que después alcanzó el área urbana de Mbandaka, es el noveno que golpea a la República Democrática del Congo desde que se descubrió el virus en 1976 en este país, cuando entonces se denominaba Zaire.

La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 %. Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.