Oltra, en una imagen de archivo en Les Corts
Oltra, en una imagen de archivo en Les Corts ARCHIVO

Así lo ha afirmado en su respuesta en la sesión de control de Les Corts a una pregunta sobre la colaboración entre la Conselleria y la Sindicatura en la contestación de quejas y documentos. En concreto, ha señalado que el número de quejas relativas al departamento que dirige se han reducido en un 72% entre 2014 y 2017, informa la Generalitat en un comunicado.

Esta bajada es del 61% en el caso de las quejas relacionadas con la gestión de las ayudas por dependencia, mientras que, según ha apuntado, en años anteriores constituía el origen de gran parte de las reclamaciones que llegaban a la Sindicatura. Ha puesto como ejemplo que en 2011 había una media de 1.535 quejas al año por este motivo, y entre 2015 y 2017 la cantidad se ha reducido a 591.

Oltra ha celebrado así que la Sindicatura reconozca en su informe de 2017 el esfuerzo presupuestario en dependencia, lo que ha permitido "paliar graves deficiencias que venían arrastradas por la gestión del antiguo Gobierno" y pasar de 41.000 personas beneficiarias en 2015 a más de 65.000 en 2018.

El informe del Síndic valora otras acciones puestas en marcha desde la Conselleria, como el decreto de acción concertada para las entidades sin ánimo de lucro que da "seguridad" en la gestión de los recursos que atienden a las personas más vulnerables,

o las medidas para mejorar la respuesta en los casos de responsabilidad patrimonial.

La titular de Igualdad ha resaltado que el síndic reconoce que la Conselleria cuente con la institución para desarrollar políticas como la respuesta en los casos de responsabilidad patrimonial, que ha recordado que son consecuencia de la sentencia del TSJCV que declaró ilegal el copago confiscatorio del anterior Gobierno valenciano.

MEJORAS PARA AGILIZAR LAS RESPUESTAS

En materia de colaboración, la vicepresidenta ha explicado que, a pesar de la falta de personal para hacer frente a los requerimientos realizados por la Sindicatura -que ha relacionado con las limitaciones del Gobierno central-, la Conselleria ha impulsado mecanismos para agilizar las respuestas, como la puesta en marcha de un registro electrónico.

Desde noviembre de 2017, todas las comunicaciones entre la Sindicatura y la Conselleria se hacen a través de la Oficina de Registro Virtual, que ha permitido que la diferencia entre la fecha de registro de salida del Síndic de Greuges y la del registro de entrada en la Administración autonómica se haya reducido de cuatro meses a un día hábil.

Las comunicaciones internas también se hacen electrónicamente. Por su parte, el gabinete técnico, la dirección general de Servicios Sociales y la subsecretaria -los departamentos que más participan en la gestión de las quejas- han reforzado su estructura para ser más eficientes en la respuesta.

PROBLEMA DE MEDIOS, NO DE VOLUNTAD

"Cuando tengamos suficiente personal para satisfacer en tiempo y forma los derechos de todas las personas en situación de necesidad, podremos también atender mejor las quejas del Síndic", ha manifestado Oltra, quien ha recordado que existe una resolución parlamentaria aprobada por Les Corts y dirigida al Gobierno para que permite ampliar la tasa de reposición de los trabajadores públicos.

El problema, ha concluido la vicepresidenta del Consell en su intervención en la cámara, "no es de voluntad política, sino de medios materiales y humanos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.