Irene Montero y Pablo Iglesias, portavoz parlamentaria y secretario general de Podemos, respectivamente, en el Congreso de los Diputados.
Irene Montero y Pablo Iglesias, portavoz parlamentaria y secretario general de Podemos, respectivamente, en el Congreso de los Diputados. EFE

Pablo Iglesias e Irene Montero, secretario general y portavoz parlamentaria de Podemos respectivamente, buscan zanjar la crisis de credibilidad e imagen generada por su decisión de comprar un chalet de más de 600.000 euros en Galapagar (Madrid), y salir fortalecidos de la consulta a las bases que decidirá si mantienen sus cargos y escaños o si, por contra, deben dimitir. Toda vez que nadie contempla seriamente la posibilidad de que se imponga esta segunda opción, la clave ahora es la cifra de participación. Y la cúpula de Podemos está poniendo toda la carne en el asador para que sea masiva.

El propio Iglesias espoleó este miércoles a la militancia en una entrevista en la Cadena SER, donde aseguró que una baja movilización sería "un fracaso" que les "obligaría a dimitir". "Cuanto más alta sea la participación, mejor", insistió. Eso sí: Iglesias se cuidó mucho de dar una cifra y se limitó a decir que espera que esta votación "esté entre las consultas con más participación". Preguntado por la cifra récord hasta ahora, la de Vistalegre II, agregó que le gustaría rebasarla y que eso sería "espectacular".

En aquella primarias votaron 155.190 personas, de las que 128.742 apoyaron a Iglesias. Podemos tiene ahora 487.772 inscritos, y 158.452 de ellos han iniciado sesión en su cuenta alguna vez en el último año.

Pese a las tensiones que ha generado la polémica del chalet en algunos ámbitos del partido, en público hay un evidente cierre de filas. La nota discrepante la ponen los Anticapitalistas, considerada tercera familia en peso interno en Podemos: varios de sus cargos destacados ya han dicho que no votarán, si bien han descartado hacer campaña por la abstención o por el no.

Un relevante miembro de este sector, el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, dirigió este miércoles una dura carta a Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos y que en los últimos días se ha significado como uno de los principales defensores del chalet y la consulta.

En esa misiva, el edil gaditano advirtió de que la gente "difícilmente" perdonará a Podemos que se equivoque "de bando" e insistió en que los morados se deben "a la gente humilde". Iglesias, por su parte, replicó que él siempre ha defendido a Kichi, incluso cuando ha tenido "dudas sobre sus planteamientos" al frente del consistorio.

El argumento de los críticos, en síntesis, es que el secretario general y la portavoz, en un ejercicio de hiperliderazgo personalista, han trasladado a las bases una cuestión de su ámbito privado. Los afines a la pareja, en cambio, razonan que su credibilidad se ha puesto en tela de juicio y que corresponde a la militancia juzgar si siguen siendo idóneos para desempeñar sus actuales responsabilidades, además de denunciar una campaña de acoso en su contra. El veredicto de las bases, en principio, se conocerá el lunes.

  • LA CLAVE: Mesas petitorias y activismo en redes sociales. La dirección estatal de Podemos lleva días llamando a la participación en la consulta. Este martes, la Secretaría de Organización, que dirige Pablo Echenique, pidió a las bases que coloquen mesas con ordenadores en la calle y en locales para facilitar que todos los inscritos puedan votar. Este miércoles, la mayoría de miembros de la Ejecutiva llamaron a la movilización en las redes sociales y defendieron a Iglesias y Montero en tuits con la etiqueta #YoVotoSíPorque.

En cifras:

  • 487.772 personas componen el censo de Podemos para la consulta, que se cerró el pasado viernes. Para estar apuntado no es necesario pagar una cuota, por lo que muchas se dieron de alta en un momento puntual pero no participan de la vida de la formación.
  • 158.452 inscritos activos. Esta cifra representa de forma más fiel el volumen de militancia del partido. Se trata de los censados que han iniciado sesión en el portal de participación al menos una vez en el último año.
  • 155.190 votos se registraron en las primarias de Vistalegre II, en febrero de 2017. Hasta ahora, ese es el techo de participación en Podemos.
  • 128.742 apoyos tuvo entonces Pablo Iglesias, el 89,09% de los sufragios. Su único rival por el liderazgo de Podemos fue Juan Moreno Yagüe, diputado en el Parlamento de Andalucía, que logró 15.772 (10,91%).
  • 76.511 participaron en la última consulta celebrada hasta la fecha, en marzo, cuando se decidió ir a las elecciones de 2019 en coalición con IU y con el nombre de Podemos en la papeleta.