Carabela portuguesa
Imagen de un ejemplar de carabela portuguesa. CONSELL FORMENTERA

El Ayuntamiento de Palma ha decidido cerrar la playa de Can Pastilla y una zona de baño del barrio del Molinar tras la comprobarse la presencia de carabelas portuguesas. Se trata de un tipo de animal altamente venenoso, con una estructura similar a la medusa.

Según ha informado el consistorio, se ha activado el protocolo de prevención por el riesgo que provocan estas criaturas marinas, cuyo nombre científico es Physalia physalis.

Tras haberse encontrado un ejemplar muerto el pasado martes, este miércoles se ha confirmado la presencia de varios más. Por ello, la acción del Ayuntamiento ha trascendido al cierre de las zonas de baño, ya que también se ha recomendado evitar el baño en zonas sin vigilancia.

Los socorristas de las playas se encuentran preparados para realizar la identificación y llevar a cabo la actuación en caso de que se produzcan nuevos avistamientos. Los vigilantes señalizarán las zonas donde ocurra para avisar a los bañistas.

El Ayuntamiento "quiere lanzar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía" y pide que quienes puedan "ver algún indicio de la carabela portuguesa" avisen a los servicios de emergencia.

También hay prohibiciones en Calpe

El Ayuntamiento de Calpe (Alicante) ha prohibido este miércoles, hasta nuevo aviso, el baño en sus playas, tras la detección de un ejemplar del hidrozoo carabela portuguesa en la playa de L'Arenal.

Según un comunicado emitido por el consistorio, la previsión meteorológica indica que, durante la noche de este miércoles, los vientos cambiarán y soplarán de tierra a mar, lo que dificultará la continua llegada de este tipo de ejemplares a la costa.

Calpe se suma a otras localidades alicantinas, como Alicante, la Vila, Benidorm o El Campello, que mantienen cerradas al público sus zonas de baño por la presencia de estos especímenes.

Una especie tóxica

El peligro de la carabela se encuentra en los numerosos filamentos saturados de potentes células urticantes que penden de la vejiga, y que segregan un veneno que produce un dolor intenso, que tiene consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas. Este veneno, aparte de ser usado para capturar a sus víctimas, puede causar la muerte a seres humanos.

Procedimiento ante el contacto con el veneno

Por ese motivo, los expertos indican que no se debe tocar directamente al animal hasta pasadas, al menos, 48 horas de su fallecimiento. Y, en caso de contacto accidental, recomiendan abandonar el agua de inmediato, lavarse la herida con agua del mar- nunca dulce- o vinagre y sin frotar la herida, retirando todo el material azul que pueda dejar sobre la piel y la ropa de baño.