Radar
Imagen de archivo de un radar. ARCHIVO

Si la velocidad parece ser la prioridad en materia de seguridad vial en Europa, existe otro flagelo contra el cual se lucha: el uso del teléfono móvil cuando se conduce.

Esta batalla se podría hacer más restrictiva desde este verano en Francia después de que se hayan instalado unos 'súper radares' diseñados para detectar múltiples infracciones en un tramo de 200 metros de longitud y con hasta ocho carriles. Entre estos incumplimientos destaca el uso de smartphones durante la conducción, tal y como publica el portal de motor francés 'Autonews'.

El potente radar se llama Mesta Fusión, desarrollado por la impresa Idemia, ya está operativo en Estrasburgo y en fase de pruebas en el sur de Francia, concretamente en Marsella y Burdeos.

Este dispositivo inteligente es capaz de detectar si se ponen los intermitentes en un cambio de carril, los adelantamientos peligrosos y si los conductores están manteniendo la distancia de seguridad adecuada. Asimismo, los conductores que realicen giros indebidos o circulen por el arcén, serán identificados por este radar.

El Mesta Fusión es capaz de concretar el tipo de automóvil -si es un camión, coche o motocicleta- y, lo más importante, su matrícula. Esta tecnología ya se está usando en París en aras de mantener el protocolo de contaminación que, de forma extraordinaria, prohíbe circular a ciertos vehículos según su número de registro en días concretos y que le permite penalizar a aquellos que se saltan las medidas establecidas por el Gobierno.

El Velolaser en España

En España se encuentran operativos actualmente un total de 1.949 radares, entre los radares fijos, móviles y de tramo. Este es el número total de cinemómetros controlando el cumplimiento de las velocidades máximas en la operación salida de Semana Santa, la de mayor envergadura del año.

Y es precisamente desde este último operativo cuando se encuentran activos los 'Velolaser', unos radares que controlan la velocidad en entornos urbanos e interurbanos. Está homologado para medir en modo estático en distintas configuraciones: trípode, vehículo (coche y moto), guardarraíles (casi imperceptible para los conductores), estructuras elevadas como pórticos y cabinas laterales.

Estos aparatos son capaces de controlar la velocidad de hasta 250 km/h en dos carriles y en ambos sentidos de la circulación. Se pueden manejar desde un dispositivo móvil que tenga WiFi o 3G y distinguen entre vehículos pesados y ligeros, además de calcular la distancia de seguridad, como los Mest en Francia, y son efectivos tanto de día como de noche.