Coches diésel
Castigar a los vehículos diésel supone hacerlo al 70% del mercado del automóvil. EFE

Alemania ha decidido hacer frente a los problemas derivados de la contaminación que sufren los principales países.

Así, Hamburgo se ha convertido en la primera ciudad germana que prohíbe la circulación a los vehículos diésel en sus calles.

La ciudad se acoge a la medida que hace mesnos de un mes dictaminó el Tribunal Administrativo Federal de Alemania, y que dice que cualquier ayuntamiento tiene derecho a prohibir la circulación de coches diésel para cumplir con las normativas europeas de contaminación.

De momento, y como primera medida, la prohibición solo afecta a los modelos anteriores a la norma Euro 5, es decir, a los que se fabricaron antes de 2009.

Se prevé que, en los próximos meses, otras ciudades alemanas recojan el guante lanzado por Hamburgo y tomen medidas similares.