Eduardo Zaplana ha sido una de las figuras más reconocibles y controvertidas del PP, partido en el que hizo una larga carrera que le llevó desde la alcaldía de Benidorm (Alicante) hasta el Gobierno.

Nacido en Cartagena (Murcia) en 1956, es licenciado en Derecho por la Universidad de Alicante y comenzó su trayectoria política en UCD. Tras su paso por la ciudad costera, arrebató en 1993 la presidencia del PP valenciano a Pedro Agramunt, senador que hace pocos días ha sido inhabilitado por el Consejo de Europa.

De ahí pegó el salto a la presidencia de la Comunidad Valenciana, en la que permaneció entre 1995 y 2002 convirtiendo a la región en un bastión para los populares. Muy cerca, en la alcaldía de Valencia, tenía a otro pilar del partido, Rita Barberá, con la que años después marcaría distancias.

De aquella época, Zaplana aún arrastra polémicas urbanísticas como la de Terra Mítica o más folclóricas, como el contrato a Julio Iglesias. No obstante, se ganó la confianza de José María Aznar, que se lo llevó al Gobierno central y lo nombró ministro de Trabajo (2002-04), además de portavoz (2003-04).

Tras la victoria de Rodríguez Zapatero en las elecciones y el desgaste por la gestión del 11-M, que compartió con su colega Ángel Acebes, Zaplana pasó a ocupar la portavocía del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados y estuvo en ella hasta 2008, cuando fue sustituido por Soraya Sáenz de Santamaría.

Enfermo de leucemia

Ha sido también diputado en las Cortes valencianas y senador, además de presidente del Club Siglo XXI. Forma parte de FAES. Amigo reconocido de Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE), se marchó a la empresa privada en 2008, concretamente a Telefónica, que lo nombró delegado en Europa y en la que ha llegado a ser adjunto al secretario general.

En 2011 afrontó la muerte de uno de sus hijos, de 22 años y con una enfermedad de nacimiento; a comienzos de 2015 se le diagnosticó una variante de leucemia y tuvo que someterse a un trasplante de médula. Declaró como testigo el caso Lezo: unas conversaciones pinchadas con Ignacio González lo volvieron a colocar en los titulares.