El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno.
El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno. EUROPA PRESS

"Creo que se van a mantener las bonificaciones por transporte profesional, gasóleo agrícola y para calefacción", ha asegurado, confiando en que se mantenga esta última bonificación, ya que, en su opinión, "para los sufridos vecinos de la ciudad y de los pueblos en invierno sigue haciendo frío".

Gimeno ha vinculado la cifra de previsión a que en 2017 se llegó a veintitrés millones y que, como ha explicado, este impuesto afecta al volumen de consumo y que, por ello, y previendo un crecimiento de la economía aragonesa sobre un 3,6 por ciento se podría llegar a los veinticinco millones.

En este sentido, ha pronosticado que el Estado va a utilizar el impuesto "para unificar las comunidades por la vía alta", ya que, como ha explicado, "si una Comunidad autónoma quitaba parte de un impuesto lo tenía que poner el Gobierno". "Se ha dicho que se va a pagar más a los pensionistas, pero a través de un impuesto que no existe", ha lamentado Gimeno que, además, se ha preguntado "cómo cuadra esto en un presupuesto que todavía no sabemos si se aprueba".

"Estamos en el proceso de discusión sobre este impuesto, lo que cuesta es subir un impuesto y decir que lo has subido tú; vaya lío". Así se ha expresado, por otro lado, el responsable de la hacienda autonómica que, además, ha manifestado su sorpresa porque "cuando el Estado sube un impuesto pasa desapercibido", al contrario de lo que ocurre en la Comunidad.

"No acabo de entenderlo", ha añadido, a la vez que ha comentado que nueve territorios españoles "tenían el impuesto más alto que Aragón".

"Respecto a los planteamientos de duplicar la recaudación bienvenido sea, pero hay que tratar la financiación autonómica en conjunto ", ha mantenido Gimeno quien, además, ha anunciado que en julio se celebrará, posiblemente, una posible reunión del Consejo de Política Financiera "para ver cómo se tramitan los presupuestos".

Ha apostado por regular el sistema tributario conforme a "la situación real de España con la salida de la crisis y con salarios precarios", ha señalado. Para finalizar, ha expresado su deseo de lograr "una armonización fiscal" y ha incidido en la idea de que "si los problemas más importantes en temas de financieros son el Impuesto de Sucesiones o el ICA esta Comunidad va bastante bien".

INCREMENTO FORZOSO

Desde Podemos, Héctor Vicente ha defendido que la posible reforma, "en términos prácticos, supone la subida forzosa del impuesto en veinticuatro euros por cada mil litros". "Es indirecto y lo pagamos todos independientemente de nuestra renta. Aquí no tenemos que discutir qué es clase media", ha expuesto este portavoz.

Por parte del PP, Antonio Suárez, ha manifestado que "las condiciones no se cambiarán y serán las mismas" tras la modificación. "Hay una diferencia entre ustedes y nosotros, de filosofía de vida. Para nosotros, el esfuerzo de cada uno es vital. Sin embargo, piensan que los de ustedes es de ustedes y lo nuestro también es de ustedes", ha dirigido a Podemos. Por ello, Suárez ha criticado la "demagogia" del grupo solicitante.

El socialista Alfredo Sancho ha recordado que "no está incluida en la Ley de Presupuestos Generales la bonificación del transporte". "Hay una obviedad del proyecto que nos ha molestado. Se armoniza pero no se hace ni se dice que los más beneficiados son las que no la aplicaban", ha criticado este portavoz. Además, este diputado ha añadido que "la influencia a partir de ahora en el esfuerzo fiscal y la competitividad de la Comunidad el tiempo la dirá".

La diputada del Partido Aragonés, Elena Allué, ha recordado que su formación "ha sido una de las más beligerantes con el tema de los hidrocarburos". "Ustedes, señores de Podemos, votaron a favor del gravamen en Aragón. A pesar de que no es progresivo y lo pagan todos los aragoneses", ha criticado, añadiendo que "tenían posibilidad de votarlo en contra".

"No vengan ahora a decir nada porque lo hicieron a favor", ha espetado a la formación morada. Además, ha asegurado que no está de acuerdo con la propuesta del Gobierno de España.

El portavoz adjunto de Cs, Javier Martínez, ha calificado la comparecencia como "del mundo al revés" porque, en su opinión, "la izquierda radical está diciendo que le parece mal subir impuestos".

Además, ha tildado de "hipócrita" el discurso de los grupos que apoyan al Gobierno porque al principio de la legislatura "subieron los impuestos e hicieron pagar a todo el mundo". "Tenemos que empezar a hacer las cosas de forma correcta y homogeneizar", ha reivindicado este portavoz.

Por parte del Grupo Mixto, Gregorio Briz (CHA) ha considerado que "la reforma fiscal implica cómo se financian los territorios y aquí está el gran debate de la corresponsabilidad".

"Estamos viendo con tranquilidad y parsimonia que se incremente el indirecto y el directo, de la riqueza y el patrimonio, levanta ampollas. Es lo que diferencia las políticas de izquierda de las de derecha", ha criticado este portavoz. Para él, "el Estado juega con nosotros al albur de lo que le interesa más".

GESTIÓN PRESUPUESTARIA

En otro orden de cosas, la Comisión de Hacienda también ha debatido esta mañana un expediente de gestión presupuestaria remitido a la Cámara por el Ejecutivo autonómico.

En concreto, se trata de una modificación de crédito del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, en el programa G/3133, por importe de ocho mil euros. Tras las explicaciones de la secretaria general técnica de Hacienda, María Dolores Fornals, han apoyado la tramitación PSOE, Podemos y Ciudadanos, mientras que el PP ha votado en contra y el PAR, formación por la que ha tomado la palabra Allué, se ha abstenido.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.