Juicio Galápagos
Un momento en el juicio en Galápagos. EUROPA PRESS

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Guadalajara ha condenado a 24 años y tres meses de cárcel a A.R.L., el hombre acusado de matar a su pareja a puñaladas en presencia de su hija menor en Galápagos el 5 de enero de 2016 y que fue declarado culpable por un jurado popular la pasada semana tras el juicio que se celebró del 7 al 14 de mayo.

Así consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que la Audiencia Provincial condena al acusado a 23 años de prisión por un delito de asesinato, al que suma un año más como autor responsable de un delito de violencia y tres meses como autor responsable de un delito de resistencia.

El procesado, quien en la última sesión del juicio declaró que si pudiera devolver la vida a su pareja "no lo dudaría", también ha sido condenado a la pena de privación de la patria potestad de su hija menor.

Asimismo, se impone la medida de libertad vigilada por un tiempo de hasta 10 años para su cumplimiento posterior a la pena de cárcel, y la prohibición de aproximarse a la menor a una distancia inferior a 500 metros de cualquier lugar en donde se encuentre por un periodo de 33 años.

14 puñaladas

La sentencia también contempla una indemnización de 280.000 euros para la hija de la víctima, ahora de 7 años de edad, y de 60.000 euros a cada uno de los padres de la mujer.

El juicio a A.R. tuvo lugar en la Audiencia de Guadalajara, con jurado popular, entre los 7 y 14 de este mes de mayo por los hechos que sucedieron en la madrugada del 5 de enero de 2016 en el chalé familiar, en una urbanización de Galápagos.

El condenado fue a la cama donde su pareja y la hija de ambos, de 5 años, dormían y apuñaló a la mujer catorce veces en presencia de la niña que se abalanzó sobre su padre para evitar la agresión, indica la sentencia.

Cuando los agentes de la Guardia Civil acudieron, el condenado forcejeó con un agente.

El jurado popular hizo público hace una semana su veredicto, en el que consideró culpable de apuñalar y matar de "forma consciente y voluntaria" a su pareja delante de su hija porque él mismo se autoinculpó y por las pruebas de los guardias civiles y pruebas forenses.

También consideró probado que se había mostrado agresivo y violento en su detención, por lo que estimó que no procedía aplicar la revisión de condiciones de pena.

La sentencia, dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Guadalajara, puede ser recurrida ante la Sala de lo civil y penal del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha.