Starbucks
Imagen del logo de Starbucks en una de las tiendas de la compañía. ARCHIVO

Starbucks ha dicho a sus empleados en los locales de Estados Unidos que permitan que todos los huéspedes usen las instalaciones de la tienda, incluidos los baños, independientemente de que consuman o no.

La medida se produce un mes después de que el gigante cafetero se viera acusado de prácticas discriminatorias, después de que un gerente de una tienda en Filadelfia llamó a la policía a dos hombres negros que pidieron usar el baño sin comprar nada y luego se negaron a irse.

La nueva política fue anunciada el sábado en una carta de toda la compañía que decía: "Cualquier persona que ingrese a nuestros espacios, incluidos patios, cafeterías y baños, independientemente de si hacen una compra, se considera un cliente".

Anteriormente, los empleados de Starbucks habían sido libres de decidir sobre aquellos clientes que no consumían. La compañía dijo que la nueva política se aplicaría a sus más de 8.000 establecimientos estadounidenses operados por la entidad.