En Funes, agentes de seguridad ciudadana adscritos a la comisaría de Tafalla han detenido a un vecino de San Adrián de 42 años y con antecedentes relacionados, como presunto autor de cuatro delitos contra la seguridad vial. Los hechos ocurrieron cuando el implicado se saltó un control preventivo que la patrulla estaba realizando en la NA-115, dándose a la fuga. Después de una persecución en la que el detenido casi atropella a uno de los policías, circuló a gran velocidad e hizo caso omiso a las distintas señales de tráfico (se saltó una señal de stop) y de los agentes, fue interceptado, ha informado la Policía Foral.

Además se negó en repetidas ocasiones a realizar las pruebas de detección de alcohol y drogas, añadiendo los delitos de negativa y sintomatología a los de conducción temeraria y desobediencia grave a agente de la autoridad, por lo que fue detenido y trasladado a dependencias policiales.

En Noáin se ha detenido a un vecino del Valdizarbe de 33 años en el transcurso de un control preventivo de alcohol. El conductor del vehículo, que triplicó la tasa permitida, no portaba documentación alguna por lo que fue detenido y trasladado a comisaría central a efectos de identificación.

En Cintruénigo, se ha imputado un delito contra la seguridad del tráfico a una vecina de 40 años. Una patrulla de seguridad vial de la Policía Foral fue movilizada para acudir a un accidente ocurrido en el caso urbano y que estaba siendo atendido por agentes de la Policía Municipal. A la conductora, una vez fue desatrapada por los bomberos y atendida por los servicios médicos, se le realizaron las pruebas de etilometría reglamentarías arrojando una tasa de 1,28 mg/l. En la prueba de drogas dieron resultado negativo.

También por alcoholemia positiva se ha imputado en Buñuel un delito contra la seguridad del tráfico, a un vecino de la localidad de 66 años después de realizar las pruebas de detección de alcohol y cuadruplicar el límite legal establecido.

En Pamplona se han imputado al resto de implicados. El primero de ellos es un vecino de Ribaforada de 40 años. Una patrulla de seguridad vial dio el alto a un vehículo que tenía la ITV caducada. Cuando identificaron a su conductor comprobaron que no había realizado el curso de recuperación de puntos por lo que circulaba sin vigencia en su permiso. Además dio positivo en la prueba de alcohol por lo que fue denunciado administrativamente.

El segundo es un vecino de una localidad de Imoz de 45 años al que, patrullas de seguridad vial que estaban realizando un control preventivo de alcoholemia en la Ronda de Pamplona, le dieron el alto y comprobaron que casi cuadruplicaba la tasa de alcohol.

El último es un vecino de capital navarra de 49 años al que se le realizaron las pruebas de alcoholemia, en las que arrojó una tasa de 0.90 mg/l, después de que se negara a retirar su vehículo de un estacionamiento reservado para el servicio médico.

Consulta aquí más noticias de Navarra.