La embarcación fue interceptada por una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil en la mañana del 11 de octubre de 2017 cuando navegaba a la "deriva" sin motor a una milla náutica del litoral de Los Escullos, en Níjar (Almería).

El Ministerio Público imputa a A.B. la presunta comisión de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros ya que habría cobrado a los ocupantes unos 500 euros por la travesía e interesa que se le condene a seis años de cárcel, según recoge el escrito de calificación provisional consultado por Europa Press.

La patera, una neumática de cinco metros de eslora y dos de manga, partió de madrugada de las costas argelinas, "careciendo los inmigrantes de las mínimas medidas de seguridad como estar en posesión de un chaleco salvavidas o iluminación".

El fiscal remarca que el estado de la mar era "rizada" y que, en "algunos momentos", con oleaje "que hizo peligrar la estabilidad de la embarcación con 16 ocupantes a bordo, alguno menor de edad".

Señala, asimismo, que navegaba "a la deriva" porque A.B. habría "arrojado el motor al mar" cuando observó la presencia de la Guardia Civil y le acusa, asimismo, de haberse deshecho de la brújula que portaba.

Para el Ministerio Público, el acusado "tenía asignada la función de dirigir" la embarcación hasta costas españolas "después de ponerse de acuerdo con los organizadores del viaje" y "asumió un riesgo cierto de naufragio" cuando asumió esa función.

Consulta aquí más noticias de Almería.