Caja de Ingenieros, la entidad que otorgó a Pablo Iglesias e Irene Moreno la hipoteca para que se compraran el chalé de 540.000 euros en Galapagar (Madrid), mantuvo su sede en Cataluña en pleno proceso soberanista, cuando cientos de bancos y empresas trasladaron sus sedes sociales fuera de esa comunidad autónoma para no verse afectados por la posibilidad de que Cataluña se hiciera independiente.

La entidad financiera tiene 50 años de historia y 25 oficinas, según informa la agencias Atlas.

La decisión de quedarse en Cataluña le reportó beneficios, pues su número de socios aumentó en un 12% hasta los 160.000, un crecimiento superior al de los dos años anteriores, según ha informado el diario El País. 

De acuerdo con el mismo diario, Caja de Ingenieros ha estado ligada al proceso independentista a través de algunos socios, que también pertenecían a Omnium Cultural o a la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

Joan Vallvé i Ribera, vicepresidente segundo de Omnium Cultural, es miembro del patronato de la Fundación Caja de Ingenieros, según El País. De esta entidad era el cheque de 150.000 euros que la defensa de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, entregó al Tribunal Supremo para eludir la prisión.