La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, recoge como probado que, sobre las 9.05 horas del 5 de diciembre de 2017, el acusado se aproximó a la víctima, cuando ésta iba a coger su coche, que estaba aparcado en su plaza de garaje, en un edificio.

Cuando salió a la calle, el acusado abrió la puerta del copiloto, entró, y se sentó en ese asiento y la conductora, "estupefacta", dice el escrito, le preguntó que qué hacía.

Entonces, el acusado, que intentaba abrir una navaja, "con dificultades, porque no se había quitado los guantes de lana", se la mostró y le dijo a la mujer que se callara. Ésta, tras la sorpresa inicial, reaccionó rápidamente y abrió la puerta del coche para marcharse.

En ese momento, el acusado la agarró, para que no se escapara, pero la víctima pudo zafarse y escapar del coche, momento en el que salió a la calle gritando para pedir auxilio, lo que hizo que el acusado también se bajara del coche y huyera.

El acusado, que cumplió prisión por el homicidio de tres personas en los años 90, se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el pasado 5 de diciembre de 2017.

Consulta aquí más noticias de Albacete.