El sujeto, según indica la sentencia, ha sido juzgado por un delito de 'stalking': tipo de acoso más habitual en Internet que consiste en dirigirse a la víctima de manera molesta o amenazante.

Les escribía a sus progenitores frases como "os doy una semana para llevaros bien conmigo" o "dame la foto, maltratadora", así como insultos como "puta", "gilipollas" o "subnormal", en algunos casos con el objetivo de conseguir doblegar la voluntad de los afectados en favor de sus caprichos. Este comportamiento, según recoge la sentencia, ha provocado en sus padres un "total y constante sentimiento de desasosiego".

El joven, que no vive con los padres desde diciembre de 2015, alegó en su declaración judicial que sus progenitores le han maltratado física y psicológicamente desde que era pequeño.

Los padres reconocieron en el proceso judicial que la relación con su hijo ha sido siempre muy problemática y que nunca habían podido educarlo a pesar de haberlo llevado a varios especialistas.

El padre afirmó que tiene miedo de encontrárselo por la calle y se sobresalta cuando suena el timbre o el portero automático, lo que le ha llevado a plantearse cambiar de ciudad. Mientras, la madre manifestó en el juicio que su hijo se comporta de manera agresiva desde hace tiempo cuando no consigue lo que quiere, en especial, dinero.

La resolución judicial puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Ourense en un plazo de 10 días hábiles desde la fecha de última notificación a las partes.

Consulta aquí más noticias de Ourense.