Visita a las obras de emergencia en la A-315, en Quesada.
Visita a las obras de emergencia en la A-315, en Quesada. JUNTA DE ANDALUCÍA

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha visitado este viernes las labores para corregir los daños provocados por el temporal de fuertes vientos y lluvias del pasado marzo a lo largo de 300 metros en el citado kilómetro, donde se produjeron movimientos de tierra de un talud, que provocó a la invasión de la carretera y la dejó inicialmente cortada en su totalidad.

López ha subrayado que está actuación de emergencia "permitirá estabilizar el talud y garantizar la seguridad, con una inversión de 220.000 euros". Ha añadido que se suma a las otras cuatro obras de emergencia que se ejecutan en la provincia para reparar los daños causados por el temporal en las red viaria autonómica, cuya inversión alcanzan de 1,2 millones de euros.

Todas estas obras, según ha afirmado, se han iniciado ya, lo que permitirá restituir los puentes afectados de las carreteras de Porcuna,

y Castillo de Locubín, así como el arreglo de la Autovía del Olivar en Baeza, junto a otra actuación en Aldeaquemada que es la única que resta por comenzar.

Sobre la vía en Quesada, ha apuntado que tras realizar las pertinentes labores de limpieza y retirada de áridos que la ocuparon, quedó abierta sin arcenes y con el riesgo de más cortes ante la llegada de nuevas lluvias.

Por ello, se ha actuado de emergencia con la retirada total de los materiales que cayeron a la vía y la construcción de una escollera de cinco metros de altura para dar estabilidad al terreno y evitar posibles episodios parecidos en el futuro. La A-415, entre Quesada y Huesa, presenta un índice medio de tráfico de 1.022 vehículos al día.

También en el término municipal de Quesada la Junta inició en julio del pasado año las obras de la variante, con un presupuesto de 1,18 millones de euros y cuya fecha de finalización está prevista para este verano.

La obra consiste en adaptar un camino agrícola, situado al Este de la población, y convertirlo en vía de servicio de conexión con la A-315, que sirva de variante a los vehículos agrícolas. La longitud total será de 1.210 metros, comenzando en el punto kilométrico 32,4 de la A-315 y enlazando de nuevo en el kilómetro 34,8. En ambos puntos se están construyendo glorietas para facilitar el acceso a los vehículos pesados de mayor radio de giro.

A todo ello se une una obra de seguridad vial entre los puntos kilométricos 52,6 y 53,7 de la A-315, tramo de la carretera que discurre a lo largo de una ladera que se ha visto afectada por diferentes patologías geotécnicas, lo que ha dado lugar a deformaciones en la vía, con la aparición de cavidades y socavones de consideración.

El proyecto prevé actuar en cinco puntos a lo largo de un kilómetro, con la instalación de mallas de torsión, micropilotes de sustentación, el relleno de grietas y fisuras, así como la instalación de planchas de hormigón que corrijan las deficiencias detectadas.

La obra, cuyo inicio se estima para este verano, se encuentra en la fase de adjudicación y su presupuesto asciende a 1,08 millones de euros, con un plazo de ejecución previsto de doce meses.

Consulta aquí más noticias de Jaén.