Para ello, los participantes estimaron la edad biológica y el grado de envejecimiento biológico de los ratones en función de múltiples aspectos relacionados con el estrés oxidativo, una estrategia basada en estrés oxidativo u otros parámetros que se podría utilizar de manera "similar" en humanos para definir la edad biológica.

Así, identificaron regiones genómicas asociadas al grado de envejecimiento biológico, al comportamiento del cáncer de mama y al estrés oxidativo, en los que determinaron que "el patrón de expresión de genes hepáticos en ratones biológicamente viejos está enriquecido en genes implicados en la inflamación y en la respuesta a infecciones".

Así lo ha señalado el centro salmantino en una información, en la que ha hecho hincapié en que "existe una doble asociación entre cáncer de mama y la edad". Por una parte, la incidencia del cáncer de mama aumenta con la edad pero, por otra, es menos agresivo.

En este sentido, desde el punto de vista científico, es "muy relevante distinguir entre edad cronológica y edad biológica", pues "la edad cronológica figura en nuestro documento nacional de identidad" pero es "la edad biológica se refiere más al estado funcional y de salud de un individuo".

GRUPO DE TRABAJO

Este trabajo multidisciplinar ha contado con la labor del 'Laboratorio 7' del Centro de Investigación del Cáncer dirigido por el doctor Jesús Pérez Losada, con mención particular a los doctores María del Mar Sáez Freire y Adrián Blanco Gómez, coprimeros autoresdel estudio.

También, han participado en él grupos de bioinformática de la Facultad de Medicina de la Universidad de Greifswald (Alemania), División del Biología de Sistemas del Lawrence Berkeley National Laboratory (Estados Unidos), los Departamentos de Bioestadística y de Cirugía de la Universidad de Salamanca, la Unidad de Bioinformática de Nucleus/Universidad de Salamanca y el Servicio de Bioquímica del Hospital Universitario de Salamanca.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.