En un primer momento, se dio aviso a la Policía Local que, a su vez, trasladó el caso a la Guardia Civil. Una vez obtenida la autorización judicial para entrar en la casa, los agentes se encontraron el cuerpo "tumbado sobre la cama y en avanzado estado de descomposición", han precisado las mismas fuentes.

Inicialmente no se localizó a nadie para su identificación aunque, posteriormente, se contactó con un hijo del hombre, que llevaba 20 años sin relacionarse con su progenitor.

El cuerpo fue trasladado al Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) para realizarle la autopsia, aunque la Guardia Civil ha confirmado que no había "indicios de criminalidad, ni de violencia".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.