Iñaki Gabilondo
Iñaki Gabilondo MOVISTAR+

"Tengo una curiosidad más extensa que intensa. Por todo. Por la política, pero también por la literatura, la música, la moda, la gastronomía, la naturaleza. No he vivido nunca alrededor una curiosidad especializada", reconoce Gabilondo, quien a sus 75 años sigue empeñado en desentrañar los avances que están por llegar. Para ello recurre a los protagonistas directos. "Todos los entrevistados están embarcados en el centro del terremoto, en el centro de la transformación y del cambio", explica.

En el primer capítulo, Iñaki se desplaza hasta la sede de Google en Virgina (EEUU) para entrevistar a Vinton Cerf, vicepresidente de la compañía y considerado 'el padre de Internet'. "Tiene la mente completamente abierta a pesar de su edad", asegura. "Fantasea con poder establecer relación con los animales e incluso con los extraterrestres". Son los grandes pasos que pretende dar Google en su afán por seguir extendiendo la red por todo el planeta.

No obstante, también habrá tener muy cuenta los posibles riesgos de estos avances. "Me llama la atención que, sin poner yo el reparo, todos me hacen una observación de corte moral o ético, de advertencia, porque puede ser mal utilizado o utilizado en beneficio de unos pocos", explica el periodista donostiarra, quien de su charla con Cerf ha aprendido que "sería posible una 'dark age', una era negra en la que cambien los formatos y de repente empiece a desaparecer toda nuestra memoria". Por eso, el inventor de internet avisa: "no tiréis las fotos ni los vídeos".

GENERACIÓN MILLENNIAL

Con el avance de internet y las nuevas tecnologías tiene mucho que ver el programa de cierre esta tercera temporada. Una entrega en la que Gabilondo ha mostrado especial interés: la generación millennial. Como si trazase una estructura de apertura y cierre, el presentador asegura que "miramos mucho las máquinas y los inventos, pero menos lo que hace la gente que está haciendo eso".

Por eso, Gabilondo aboga por dar voz a esta generación que en 2025 supondrá el 70% de la masa laboral en este país. "Se manejan muchos estereotipos como 'jóvenes parados' o 'parásitos'. Gilipolleces. Hay una muchedumbre de gente joven que está ya viviendo en una nueva realidad y lo que yo quería poner de manifiesto". Para "conectar con la realidad", hablará con cuatro jóvenes de diferentes ámbitos profesionales, esperando dejar constancia de que "nosotros no somos seres ajenos a la transformación, sino la primera novedad".

Tal es la pasión de Gabilondo por las nuevas generaciones que ya ha firmado otros seis programas, de septiembre hasta navidad, dedicados enteramente a jóvenes. "Estamos dándole vueltas al formato, pero serán seis capítulos que tendrán que ver con todo lo que yo he visto, pero volcado sobre la juventud y sus perspectivas de futuro. '¿Qué vais a hacer con el 3D, con el espacio, con el mar?' Quiero saber todo eso", resume el periodista vasco.

UN OCÉANO DE RESPUESTAS

Precisamente los océanos serán los protagonistas de otra de las entregas de la tercera temporada de Cuando ya no esté. En esta ocasión, Gabilondo viaja hasta Arabia Saudí para citarse con Carlos Duarte, ecólogo acuático español que actualmente trabaja en la King Abdullah University of Science and Technology de dicho país. "Siempre me he preguntado por qué miramos tanto al espacio teniendo tan poco explorado el mar; estoy seguro de que ahí dentro hay una gran cantidad de respuestas", reconoce.

Tras la entrevista, sus pensamientos fueron, efectivamente, confirmados. "Duarte me demostró que las respuestas que el mundo busca en alimentación, energía, medicina... nos esperan en el fondo del mar". "Al tiempo -apunta Gabilondo-, se hace la denuncia de que no se puede seguir llenando de mierda. A lo mejor las grandes soluciones no se pueden producir ahora porque se necesitan grandes tecnologías, pero lo que no puede continuar es esta locura de convertir los océanos una autentica cloaca. Hay motivos para preocuparse".

MARTIN BARON Y LA SALUD DEL PERIODISMO

En esta temporada Gabilondo también se lanza a desentrañar el 'periodismo del futuro'. Para ello visita al actual director de The Washington Post, Martin Baron, quien anteriormente ejerció al frente del Boston Globe, donde destapó el caso de abusos sexuales cometidos por sacerdotes que retrató la película Spotlight. Durante su charla, que se emitirá en el segundo capítulo, ambos coinciden en que "las empresas periodísticas están en pánico tratando de ver cómo se adaptan a la nueva realidad".

Sin embargo, Gabilondo advierte: "El futuro del periodismo no va a estar únicamente en nuestra capacidad de adaptarnos a las nuevas tecnologías, sino en la capacidad de hacer eso sin olvidar que la clave de nuestra historia está en nuestra credibilidad y en nuestra independencia. No debemos pecar de juguetería periodística ni olvidar dónde están los pies del periodismo", zanja.

Con todo, asegura que el futuro del periodismo no le inquieta "nada", dada su variedad y múltiples formas. Eso sí, hace hincapié en los valores que no se deben perder. "Cuando hablamos del futuro de las estructuras periodísticas como las hemos conocido, eso sí que está temblando y no sé cómo va a salir. Pero el periodismo está asegurado. Falta saber qué ocurrirá con medios tradicionales como The Washington Post, El País, la Ser o la Cope, cómo se financiará el periodismo, que es caro y cuesta dinero. Nadie ha conseguido todavía la receta de eso, pero siempre va a ser necesario un periodista".

Para terminar, y echando un vistazo al panorama nacional, Gabilondo entiende que "el periodismo español ha cometido los mismos pecados que la política: alejarse de la gente". El remedio tendrá que surgir de un proceso a largo plazo, pero pasa por "volver a encontrarse con la gente, a presentarse como alguien que trabaja para la gente y no para otras estructuras. El que sea capaz de ondear una bandera de credibilidad... tiene asegurado el porvenir periodístico", remata el presentador.