Iosune Azpíroz (Biak Bat) y Edurne Eguino
Iosune Azpíroz (Biak Bat) y Edurne Eguino EUROPA PRESS

A través de este convenio, el Ayuntamiento pone a disposición de Biak Bat un local municipal adecuado para la realización de las intervenciones terapéuticas con animales. Además, el personal técnico del EAIA (Equipo de Atención a la Infancia y la Adolescencia) designará a los menores con quienes se encuentran interviniendo que van a participar en las terapias, atendiendo a la fecha de presentación de su solicitud de participación en dichas actividades y previa autorización firmada por las personas legalmente responsables de ellos.

La asociación Biak Bat, por su parte, tendrá la responsabilidad exclusiva tanto de la programación como de la organización y desarrollo de la actividad. Las sesiones terapéuticas se desarrollarán durante este año 2018 con un total de 6 u 8 menores de edad. Con cada menor se realizarán 16 sesiones (12 individuales y 4 conjuntas de madre e hija o hijo). Cada sesión, de una hora de duración, tendrá frecuencia semanal con una hora de duración y, a su término, se realizará un cuestionario. Asimismo, se elaborará una evaluación inicial de la situación de cada menor y una al finalizar el ciclo de las sesiones. Dicha evaluación se presentará por escrito al EAIA.

La realización de este programa terapéutico con animales está en la actualidad financiado por la Fundación Caja Navarra, por lo que la actividad no conlleva gasto económico para el Consistorio.

El programa se ha presentado este jueves en una rueda de prensa en la que han participado la concejala delegada de Acción Social, Edurne Eguino, la psicóloga de Biak Bat, Iosune Azpíroz, y la responsable del área de acción social de Fundación Caja Navarra, Gemma Botín.

Eguino ha destacado que se trata de una iniciativa "novedosa y pionera" y una "muy buena oportunidad" para "mejorar el estado físico, emocional, social y cognitivo" y proporcionar a los menores "un espacio que pudieran considerar como propio, seguro, donde mejorar su autoestima, trabajar la construcción de su identidad desde el respeto mutuo, y reconstruir cuando es necesario los vínculos afectivos entre madres e hijos".

Por su parte, la representante de Biak Bat, Iosune Azpíroz, ha resaltado las "necesidades que tienen estos menores que han crecido en un entorno en que la violencia es algo que ha estado presente a diario tiene un efecto directo sobre su desarrollo". "No debemos olvidarnos que hay unos menores que tienen unas necesidades, a veces urgentes" entre ellas "el área socio-emocional" que "es el que más se ve afectada". "Nos encontramos con niños con miedo, ansiedad, tristeza, sentimientos de culpa, aislamiento, inseguridades y desconfianza", ha indicado.

Azpíroz ha explicado que la terapia tiene como objetivo "la reducción" de estos síntomas, "aumentar las competencias en el manejo del estrés" y apoyarles "a nivel de expresión afectiva y regulación emocional". También se busca "aumentar la evidencia científica relacionada con la terapia asistida con animales en general y en concreto la terapia con perros en menores víctimas de violencia de género".

Las sesiones de terapia cuentan con la intervención de tres perros retriever mediante los cuales se van realizando juegos y actividades con los menores en los que se van introduciendo estos aspectos que se quieren trabajar.

Azpiroz ha destacado que los animales "hacen de apoyo en esta situación en la que -lo menores- tiene que entender y reconstruir qué es lo que han vivido y lo que están sintiendo en ese momento". Asimismo, "ayudan también en la reducción de la ansiedad y el estrés" y en la motivación del menor, aportan "seguridad, confianza, cariño, no juzgan, escuchan" y "ayudan a aumentar la autoestima y la expresión emocional".

Consulta aquí más noticias de Navarra.