Policía Nacional en imagen de archivo
Policía Nacional en imagen de archivo Europa Press

Según la Comisaría provincial, la investigación arrancó por la denuncia de uno de los propietarios de los coches en la que manifestaba que le habían sustraído su vehículo y que el GPS que llevaba instalado le daba la posición en tiempo real.

La oficina de denuncias se puso en contacto con la sala del 091, que se coordinó con la Brigada de Seguridad Ciudadana para que localizase el vehículo mientras lo seguían. El vehículo fue detectado en la finca de uno de los dos arrestados.

Al llegar, los agentes comprobaron que el coche se encontraba en la finca y que junto a ese vehículo había otro igual que también figuraba en las bases policiales como sustraído. Al entrevistarse los agentes con el propietario de la finca, este les manifestó que los dos vehículos eran de su propiedad. Por ello, se procedió allí mismo a su detención.

Además, se tuvo conocimiento de que había un implicado más en los hechos que fue localizado horas después y que fue igualmente detenido. Los presuntos autores sustraían los vehículos y los trasladaban a garajes clandestinos donde los desguazaban para vender las piezas por separado en el mercado negro, con lo que lograban así altos beneficios económicos. Uno de los vehículos recuperados ya había empezado a ser desguazado.

Una vez recuperados, los vehículos fueron trasladados al depósito de Bacarot, donde la policía los entregó sus legítimos propietarios y para que se peritasen los daños causados en ellos. La investigación fue llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y Comisarías de Distritos de la Comisaría Provincial de Alicante.

Consulta aquí más noticias de Alicante.