Fuentes municipales han informado a Europa Press de que la Guardia Municipal donostiarra tuvo conocimiento hace unas semanas de los hechos a través de dos denuncias recibidas por las familias de dos menores que decían haber recibido del entrenador mensajes pidiendo que mandaran fotos o vídeos de contenido sexual. A estas dos denuncias se sumó una tercera del club de baloncesto.

Ante estas denuncias, la Guardia Municipal pidió una orden de detención para esta persona y, cuando la obtuvo, la semana pasada procedió a detener y a registrar su domicilio, donde se incautó de algún dispositivo informático para registrarlo.

El entrenador pasó a disposición judicial y el juez lo dejó en libertad con cargos bajo la acusación de corrupción de menores. Al parecer, este pidió esos vídeos o fotos de contenido sexual, "pero no recibió nada". La investigación sigue abierta.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.