Quim Torra en la segunda sesión del pleno de investidura.
Quim Torra en la segunda sesión del pleno de investidura. PARLAMENT DE CATALUNYA

Con una ceremonia simple, sin gran despliegue protocolario y con acceso únicamente para los medios de comunicación públicos catalanes TV3, Catalunya Ràdio y la Agència Catalana de Notícies. Quim Torra tomará de esta forma posesión este jueves a media mañana del cargo de 131 president de la Generalitat en el Palau de la Generalitat de la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

La sobriedad del acto corresponde a la excepcionalidad del momento que vive Cataluña, con la vigencia del artículo 155 de la Constitución hasta la formación de Govern, y por eso la toma de posesión no tendrá lugar en el salón de Sant Jordi sino en un espacio más pequeño, como el salón de Mare de Déu de Montserrat.

Tampoco está prevista la presencia de invitados, a diferencia de otras ocasiones, y solo tendrán cabida los familiares y las personas más próximas al president electo.

La estética del acto tampoco ha trascendido por el momento dado que el departament de Presidència de la Generalitat, organismo encargado de su organización, no ha dado detalles al respecto. En la toma de posesión del ex president Carles Puigdemont no tuvieron presencia en la sala ni la foto del rey ni la bandera española.

Sí que Torra, diputado de Junts per Catalunya en el Parlament, avanzó el martes pasado en una rueda de prensa que jurará el cargo con la misma fórmula que Puigdemont, su predecesor: prometiendo fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representada en el Parlament. No se contempla ninguna referencia pues, a la Constitución Española.

Como el juramento del cargo no está regulado por ley, el gobierno español ya renunció a impugnarlo en la pasada legislatura. De toda manera, el gobierno central supervisará la ceremonia en virtud del mencionado artículo 155, y el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) publicaba ayer el nombramiento de Torra firmado por el rey Felip VI.

Culminada la toma de posesión de Torra, la voluntad del jefe del gabinete catalán es la de restituir en el cargo a cuantos más consellers cesados mejor, a pesar de que desde las filas de Esquerra Republicana (ERC) la mayoría de ellos han declinado el ofrecimiento.

El único de los ex consellers republicanos que aún no se ha pronunciado sobre su retorno al Govern es Toni Comín, ex titular de la cartera de Salut, y que actualmente se encuentra huido en Bélgica. Josep Rull y Jordi Turull (JxCat) no descartan, en cambio, poder formar parte del nuevo Govern. En caso de hacerlo, podría abrirse una nueva vía de conflicto entre la Generalitat y el gobierno central.

Torra también desveló durante el debate de su investidura en el Parlament, que con su presidencia se abre un nuevo periodo del proceso soberanista de construcción de una República con tres instituciones. Una en el exilio, un Consell de la República que presidirá desde Berlín (Alemania) el ex president Carles Puigdemont. Seguidamente, el Govern, todavía en construcción, y para acabar el Parlament.

Esta organización propuesta incluye la movilización y la participación de los ciudadanos catalanes. Torra, que se reunió el pasado martes con Puigdemont en la capital alemana, escenificó con él la doble presidencia.

Carta al ministro Zoido

Torra comunicó por carta este miércoles al ministre del Interior, Juan Ignacio Zoido, su "deseo" de ir a visitar el próximo viernes a los líderes soberanistas encarcelados en Madrid. De ellos, Rull, Turull, Forn,Junqueras y Bassa fueron consellers. Es la primera comunicación por escrito de Torra al ejecutivo central desde que fue investido president el pasado lunes.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.