El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha desmentido la información publicada este miércoles, en la que se asegura que aprobó media carrera de Derecho el curso en el que fue elegido diputado de la Asamblea de Madrid. La noticia, del diario El Mundo, agrega que algunos profesores recibieron presiones de altos cargos del partido para que obtuviese la licenciatura.

"La noticia sobre mi carrera de hace quince años es falsa y atenta contra mi honor. Se basa en difamaciones anónimas sin pruebas y  calumnia a la universidad y sus profesores", ha denunciado Casado a través de su cuenta de Twitter.

El periódico asegura que el dirigente popular aprobó en 2007, en apenas cuatro meses, doce de las veinticinco asignaturas de la titulación, cuando para superar la otra mitad había necesitado siete años. Casado comenzó sus estudios en 1999 en Icade y posteriormente los continuó en la Cardenal Cisneros.

"Trato de favor ninguno", ha sentenciado Casado en una entrevista concedida a Espejo Público. "Me quedaban doce asignaturas y superé seis en junio y seis en septiembre", ha agregado. El vicesecretario del PP ha explicado que dos de las materias las tenía aprobadas, aunque tuvo que volver a examinarse de ellas; en cinco se encontraba en tercera convocatoria, por lo que llevaba tiempo preparándolas, y las otras cinco eran de quinto y las superó porque se puso a estudiar. "No es nada extraño que en el último curso la gente se ponga las pilas para acabar", ha manifestado.

Casado ha acusado al periódico de no aportar ninguna prueba y de basarse en fuentes anónimas. "¿Qué cloaca estamos creando? ¿Por qué tengo que admitir el dedo de la sospecha sin una sola prueba?", se ha preguntado.

"Siempre he defendido la labor periodística porque no soy de matar al mensajero, pero esta información es humillante. Esta acusación no va a machacar mi carrera política sino mi prestigio profesional", ha afirmado y ha instado a hacer una reflexión sobre "dónde está el límite del honor y la calumnia". 

Esperanza Aguirre

El Mundo, citando a docentes de la propia universidad, asegura que Esperanza Aguirre se encontraba entre quienes ejercieron presiones. La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha negado este extremo en declaraciones a la cadena Cope. "Jamás he llamado a nadie para que aprobaran a Pablo Casado", ha asegurado.

Desde el centro Cardenal Cisneros, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid, también se ha negado que haya habido "trato preferente" con el vicesecretario de Comunicación del PP o que este haya podido aprobar sin examinarse, "ya que los mecanismos de control que dan veracidad a la calificación del examen pasan por una Junta de Evaluación, siempre presidida por el delegado del rector de la Complutense, tanto en la convocatoria de junio como en la de septiembre".

Esta información se ha publicado el día después de que la jueza que instruye el caso del máster de Cristina Cifuentes, Carmen Rodríguez-Medel, abriese una investigación específica para aclarar cómo obtuvo el mismo máster el vicesecretario de Comunicación del PP, quien se matriculó en un curso distinto a la expresidenta madrileña.