Estudio sobre el impacto del Camino de Santiago y los peregrinos
Estudio sobre el impacto del Camino de Santiago y los peregrinos XUNTA

La capacidad de acogida real de peregrinos en el Camino de Santiago es superior a la afluencia que registra actualmente la ruta, que no se encuentra "saturada" de caminantes a pesar de la elevada densidad que se refleja en momentos "puntuales" del año.

Así lo evidencia la segunda parte del Estudio del Impacto Económico del Camino de Santiago, elaborado por la Universidade de Santiago (USC), y que ha presentado este martes uno de sus responsables, Melchor Fernández, en compañía de la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro.

En esta segunda parte del estudio, la referida al perfil del caminante, se aborda uno de los campos de discusión más actuales en relación a la ruta, la posible masificación del Camino.

Así, y aunque reconoce una "alta densidad" de personas en determinadas etapas de la ruta y ciertos meses, el estudio considera que la capacidad de acogida de los Caminos es superior a la afluencia actual, por lo que descarta que haya "saturación" y recoge posibilidades de crecimiento.

SOLO PUNTUALES

En este sentido, el informe hace referencia a la elevada satisfacción de los peregrinos, incluso de aquellos que apuntan a una elevada afluencia, y de los gallegos, que no consideran que la afluencia "sea excesiva".

Melchor Fernández ha reconocido que el crecimiento de la cifra de turistas ha sido "sostenido y muy intenso" en los últimos años, pero "sigue siendo sostenible" y los problemas por la afluencia "son solo puntuales".

De hecho, Fernández ha destacado que, por regla general, "más peregrinos no suponen una mayor percepción de afluencia", dado que los que hacen menos referencia a la posible saturación, según las encuestas, son los que realizan el camino en grupo y comienzan en Sarria, es decir, aquellos que recorren la ruta objetivamente con mayor número de usuarios. Es por ello que los expertos consideran esta masificación una "percepción subjetiva" que, además, no tiene reflejo en la buena consideración de la experiencia.

En esta línea, el 33% de los peregrinos considera que la afluencia en es alta, aunque solo el 7,5% afirma que utiliza la posible saturación de una ruta a la hora de elegir el camino a realizar.

ÍNDICES DE OCUPACIÓN

El estudio ha tenido en cuenta datos de índices de saturación de la ruta contabilizados entre 0 y 12 puntos. Así, si se analizan los tramos entre O Cabreiro y Sarria, el informe recoge que el índice de ocupación no supera en ningún momento del año los 4 puntos, lo que supone una ocupación media o baja.

Entre Sarria y Melide, por su parte, la ocupación supera los seis puntos sólo durante tres meses al año, los meses de verano. Incluso en los últimos tramos de confluencias de caminos, desde Melide hasta Santiago, el índice de ocupación de la ruta sólo supera el 8 en los meses centrales del año y en los dos últimos tramos, entre Arzúa y Compostela.

Del mismo modo, teniendo en cuenta datos de agosto de 2017, la ocupación hotelera media del geodestino Camino de Santiago se situó por debajo del 60%.

Con esas cifras, Melchor Fernández ha recordado el efecto de la estacionalidad en las cifras altas de afluencia, así como de un fenómeno generado por el peso de los albergues públicos y que lleva a los peregrinos a caminar exclusivamente en horario de mañana para llegar a su destino y conseguir plaza a mediodía.

"Es necesario desmitificar la falta de alojamiento para equilibrar los flujos por horas", ha dicho Nava Castro, que ha recordado que existe una oferta alternativa que necesita ser puesta en valor.

Para avalar estas ideas, el estudio también evidencia que los propios gallegos no perciben, en general, que el Camino esté saturado. En concreto, según las encuestas llevadas a cabo en Pedrafita do Cebreiro y Melide, entre el 14 y el 32% de los vecinos creen que la afluencia es "demasiada" en determinados meses del año, pero la cantidad de gente que apunta a que es excesiva todo el año no supera el 3,7%.

ALTA SATISFACCIÓN

En general, el estudio evidencia que los peregrinos son un grupo "heterogéneo" y que muestran una elevada satisfacción con la experiencia, que recomendarían en el 98,6% de los casos. Además, dos de cada tres apuntan a que la experiencia final fue mejor que la prevista y el 36% la repetiría.

Un aspecto que el responsable del informe ha destacado es que únicamente el 4% de los peregrinos se define como "turista", a pesar de que "muchos se comportan como tal". Así, y en una pregunta de respuesta múltiple, el 47% se definen como peregrinos, el 22% como viajeros, el 11% como senderistas, el 9% como creyentes y el 7% como deportistas.

SEIS PERFILES

El análisis de preferencias y tipos ha llevado a los expertos de la USC a identificar seis perfiles de peregrino, tres que realizan el camino habitualmente solos y otros tres que prefieren desplazarse en grupo.

En concreto, entre los que realizan el camino en solitario están los peregrinos expertos, los tradicionales y los viajeros; mientras que los que lo hacen en grupo pueden ser modernos, lúdicos o jóvenes.

El peregrino tradicional se caracteriza por ser mayoritariamente extranjero, realizar un camino de recorrido largo, repetir la experiencia y definirse como peregrino. Tiene entre 20 y 40 años, con un pico también a los 60.

Por su parte, el peregrino experto es mayoritariamente nacional, realiza recorridos tanto cortos como largos, tiene entre 40 y 50 años y es especialmente crítico con algunos aspectos de la ruta.

Finalmente, el viajero es en su mayor parte extranjero, joven y no se etiqueta como peregrino. Realiza recorridos largos y, habitualmente, no repite la experiencia.

En cuanto a las tipologías de grupo, el peregrino moderno es el más satisfecho con el Camino en términos globales, es nacional, no repite experiencia y realiza con más frecuencia recorridos cortos.

Por su parte, el peregrino lúdico mezcla caminantes nacionales y extranjeros, que realizan recorridos cortos o medios y que aúnan diferentes perfiles de ocio, aunque con visiones críticas. Finalmente, se ha identificado el peregrino joven, que se define como viajero, mayoritariamente español y que muestra preferencia por el recorrido corto en grupo.

PUNTOS MÁS VALORADOS

Entre los peregrinos en grupo, la satisfacción más elevada la tienen los modernos y la inferior los jóvenes. Los puntos más valorados son el entorno natural, la interacción con el resto de caminantes y la calidad de los alojamientos.

En cuanto a la experiencia en solitario, los peregrinos tradicionales son los más satisfechos y los expertos los más críticos. Valoran, sobre todo, la seguridad, la interacción y el entorno natural. En ambos casos, los eventos culturales y los puntos de información son los elementos que aportan menos satisfacción.

El estudio recoge un apartado también para aquellos peregrinos que deciden continuar el Camino hasta Fisterra/Muxía, una decisión que adoptan entre el 55 y el 75%, dependiendo del perfil.

En este tramo, ha indicado Melchor Fernández, la estancia media se prolonga desde los 1,78 días de media de Santiago a los 2,25 días, lo que introduce el "reto" de gestionar la afluencia de peregrinos en poblaciones pequeñas y la "convivencia" tanto con los vecinos como con los turistas tradicionales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.