Interior del Mercat de Sant Antoni antes de su reapertura.
Interior del Mercat de Sant Antoni antes de su reapertura. EUROPA PRESS - Archivo

La actividad de los operarios dentro del Mercat de Sant Antoni es este martes por la mañana era frenética. El próximo miércoles 23 de mayo, y tras casi nueve años de obras, abrirá sus puertas el remodelado mercado. Los paradistas comenzarán a abandonar las carpas que les han dado cobijo durante todo este tiempo a partir del próximo sábado 19 de mayo para ir haciendo un traslado que se espera finalizar el próximo lunes 21 de mayo, día festivo en Barcelona.

En estos 9 años transcurridos, Barcelona y el barrio de Sant Antoni han cambiado mucho. Y las obsoletas instalaciones que fueron cerradas en 2010 abrirán siendo las más modernas y grandes de su categoría en la ciudad, como ha recordado este martes durante una visita de obras para medios de comunicación el regidor de Mercats del Ajuntament, Agustí Colom. Se han encargado de estos trabajos hasta tres ejecutivos municipales: los del exalcalde socialista Jordi Hereu (2010), el convergente Xavier Trias (2011-2015) y el de Ada Colau (BComú) desde 2015.

Entre todos ellos han manejado un presupuesto que asciende a 80 millones de euros dedicados a las obras y la remodelación de las instalaciones más 3,5 millones adicionales para la reurbanización del entorno. La aportación de cada comerciante a sus respectivas paradas ha sido de una media de 1.500 euros por cada metro cuadrado de negocio. 

Medidas para evitar su saturación turística

Al mismo tiempo ha cambiado parte del paisaje urbano y vecinal de la zona, que cada vez acoge a más turistas y a menos residentes por la especulación inmobiliaria y la burbuja en los precios del alquiler surgidos tras la crisis económica. Este panorama no debe ser, para Colom, impedimento para que el mercado que ahora abre sus puertas sea "para los vecinos" porque "si se expulsan a los vecinos, sin ellos, el Mercat de Sant Antoni no podrá prosperar".

El regidor ha recordado dos medidas que ha puesto en marcha el Consistorio para impedir que el rehabilitado mercado se sature de turismo como le ocurre a la Boqueria. En primer lugar, un plan de usos en el entorno del mercado para "limitar la proliferación de comercios turísticos" así como la limitación de los precios de alquiler de los locales comerciales. En segundo lugar, la aprobación el pasado febrero de un plan de comercios de souvenirs para que no se abran más en zonas de mucha atracción turística, entre ellas, Sant Antoni.

Paradas y horarios

El Mercat resultante son tres en realidad, el de producto fresco, el de Encants y el Dominical. Este último acoge el mercado de libros antiguos al aire libre más grande de Europa. Se suman un hipermercado, un gimnasio y un espacio para uso vecinal de unos 500 metros cuadrados (estos dos últimos abrirán en otoño).

Los Encants abrirán al público los lunes, miércoles, viernes y sábados aunque durante las dos primeras semanas en activo abrirá todos los días. El de Fresc funcionará de lunes a sábado de las 8 de la mañana a las 20 horas.

La superficie construida del nuevo mercado es de 53.388 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas o niveles, cuatro de ellas, excavadas. Habrá 235 establecimientos: 52 de alimentación, 105 en los Encants y 78 en el Dominical. Se incorporarán finalmente seis paradas de degustación, sin taburetes, y de la decena de bares anteriores al cierre del mercado se pasará a tres. Y el mercado de alimentación recupera la ubicación original de las pescaderías en el centro del mismo.

Barcelona trabajará para evitar el "monocultivo" turístico en el nuevo Mercat de Sant Antoni

En la planta que da a pie de calle se encuentra el espacio del mercado alimentario y no alimentario, con pasillos que se pueden cerrar por separado; en la planta -1 se ubicará el supermercado, el gimnasio, el espacio vecinal, oficinas y el espacio museístico; en la planta -2 y -4 habrá unos 400 aparcamientos para clientes, y en la -3 zona de carga y descarga, almacenes y gestión de residuos. El nuevo mercado cuenta con soluciones de generación de energía renovable para reducir su ...

Leer mas: http://www.europapress.es/catalunya/noticia-barcelona-trabajara-evitar-monocultivo-turistico-nuevo-mercat-sant-antoni-20180515123828.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Planta a planta, a pie de calle se encontrarán a partir del día 23 los mercados alimentario y no alimentario. La planta -1 acogerá el supermercado, el gimnasio, el espacio vecinal y el arqueológico. Las plantas -2 y -4 serán para aparcamientos y en la -3 se ubicarán la zona de carga y descarga, los almacenes y la zona de gestión de residuos.

El mercado dominical de libros recuperará su emplazamiento original y ganará metros para algunos paradistas, ha explicado su presidente, Joan Mateu.

Se gana una nueva calle

Con la remodelación del mercado se ha sumado al barrio un nuevo espacio público, un gran espacio vacío que se sitúa entre el acceso al hipermercado y a los espacios para uso vecinal. Esta nueva "calle" se encuentra al final de las escaleras que dan acceso al nivel de calle y está delimitada por los restos del baluarte y de la contramuralla de la ciudad que se pueden observar en este punto. Este espacio será accesible en horario comercial y en el resto de horas estará cerrado. La mencionada contramuralla "nunca antes se había encontrado en tan buen estado en Barcelona", ha explicado uno de los arquitectos de la obra, Pere Joan Ravetllat.

Los restos de la Via Augusta se museizarán en una siguiente fase con la intención de que puedan visitarse. Las piezas, sobre todo elementos funerarios de la época romana, se cederán al Museu d'Història de Barcelona (MUHBA).

Eficiencia energética

La modernidad de la construcción del nuevo Mercat de Sant Antoni hará posible que incluya soluciones de energía geotérmica. Unas pantallas de tuberías de agua 42 metros de profundidad mangtendrán la temperatura del subsuelo a unos 17 grados tanto en invierno como en verano, ha relatado el arquitecto Pere Joan Ravetllat, que ha trabajado en este proyecto junto a Carme Ribas Seix.

La cubierta del mercado es otro de los elementos esenciales de la obra. El techo es cerámico, como el de origen, aunque en el momento de cierre del edificio en 2010 había uralita. Dentro del mercado se podrá ver el interior del techo, con listones de madera para asegurar un aislamiento térmico óptimo y que la cubierta no irradie demasiado calor en verano.


Consulta aquí más noticias de Barcelona.