'Rick y Morty'
Escena de la serie de animación para adultos 'Rick y Morty'. Adult Swim

Los ya veteranísimos Simpson –están a punto de cumplir 30 años– protagonizaron la primera serie de animación para adultos que convirtió en un fenómeno sociocultural a nivel global.

Después llegaron otras ficciones como South Park, Padre de familia o Futurama que también conquistaron al público, pero ya hacía muchos años que ninguna llegaba a calar de forma profunda en la cultura pop... hasta la llegada de Rick y Morty.

Gamberra en extremo, la serie es una oda a lo políticamente incorrecto. Sus protagonistas son Rick, un científico chiflado y alcohólico capaz de construir prácticamente cualquier cosa, y su nieto Morty, un joven apocado e inseguro. Juntos, gracias a una pistola de portales, viajan a través de espacio, tiempo y dimensiones paralelas y viven aventuras en las que no se censura nada. En Rick y Morty hay sexo, violencia, drogas e incluso zoofilia y canibalismo.

Si no han visto la serie, no se asusten, nada de esto es gratuito. Todo lo que sucede, incluso lo más atroz, obedece siempre a dos principios, la inteligencia y la creatividad. El resultado es un cóctel animado que mezcla ciencia ficción, acción, humor e ingenio con crítica social, existencialismo, nihilismo, metanarrativa, surrealismo y filosofía del absurdo, sin olvidar las cada vez más habituales referencias a otros productos culturales (Rebelión en la granja, Mad Max, Freddy Krueger, La noche de las bestias...).

Sus virtudes se han ganado el favor de la audiencia pero también el de grandes profesionales de la industria como David Benioff, uno de los responsables de Juego de Tronos, que ha alabado la serie en numerosas ocasiones. "Rick y Morty es una de las cosas más divertidas e inteligentes que se hayan visto en televisión; cada una de sus tramas de 22 minutos es más ambiciosa que el 99% de las películas de ciencia ficción que se realizarán en los próximos diez años", dijo en una ocasión.

Rick y Morty, que en España puede verse en TNT y en Netflix, combina drama familiar y ciencia ficción en una especie de mezcla de Los Simpson y Futurama pero con la irreverencia de South Park. Los creadores de la serie también suelen citar como referencias las ficciones Ren y Stimpy y Beavis and Butthead y clásicos como Doctor Who o la saga literaria de La guía del autoestopista galáctico.

Aunque el germen de la serie se remonta a 2006, a un cortometraje que parodiaba Regreso al futuro, en realidad no vio la luz en su forma definitiva hasta finales de 2013, gracias a la cadena Adult Swim. Desde el principio fue un éxito, con críticas muy positivas, aunque su popularidad internacional se ha disparado en los dos últimos años, gracias sobre todo a la buena acogida de la tercera temporada (2017), que ha obtenido numerosos premios, y la fabricación de cantidades ingentes de productos derivados (muñecos, camisetas, tazas, videojuegos...). También la audiencia ha respondido. La última temporada se convirtió en EE UU en la comedia número uno en jóvenes de entre 18 y 34 años, por delante de The Big Bang Theory o Saturday Night Live.

Es más que probable que este subidón de popularidad acelere la creación de nuevos capítulos, un proceso que de momento ha sido muy lento. Hasta ahora hay solo 31 episodios divididos en tres temporadas. Sin embargo, los creadores de Rick y Morty, Justin Roiland y Dan Harmon, desvelaron hace unos días que la cadena ha renovado la serie por 70 nuevos capítulos, más del doble de los ya emitidos. Los fans ya lloran emocionados con la noticia.