Thomas Markle
Thomas Markle, con su hija Meghan. INSTAGRAM / MEGHAN MARKLE

Thomas Markle, el padre de Meghan Markle, no asistirá a la boda que celebrará su hija el próximo día 19 con el príncipe Harry de Inglaterra, según informó este lunes el portal TMZ. El padre de la futura princesa sufrió un ataque al corazón hace una semana, pero no sería esa la razón, ya que, cuando fue dado de alta en el hospital, tenía intención de acudir a la ceremonia, y los médicos le habían dado autorización para ello.

Al parecer, y según detalla TMZ, la decisión de Thomas Markle está relacionada con la polémica suscitada por la publicación de unas fotografías en las que se le veía en un cibercafé mirando imágenes de su hija en la pantalla de un ordenador. Las fotos se volvieron virales y suscitaron una gran reacción positiva hacia su persona, pero, según se supo después, todo respondía a un montaje, propuesto por una agencia de paparazzis. Según TMZ, Thomas Markle se siente arrepentido y ha decidido no ir a la boda para no causar daño ni a su hija ni a la familia real británica.

De acuerdo con las explicaciones dadas por el propio Thomas a TMZ, el trato que hizo con la agencia no estuvo motivado por el dinero que habría cobrado por las fotos, sino por un deseo de limpiar su imagen, ya que, a lo largo de este último año, se han publicado numerosas fotografías (especialmente en los tabloides británicos) en las que aparece en momentos que él considera embarazosos, como paseando en solitario, comprando cerveza, o desaliñado.

Un día después de conocerse la verdad sobre las fotografías del cibercafé, Samantha Markle, hermana de Meghan por parte de padre, reconoció haber sido ella quien se había encargado de organizar el montaje, y asumió la responsabilidad.

Según había detallado el Palacio de Kensington hace unos días, estaba previsto que en el día de la boda Thomas Markle esperara a su hija en la puerta de la capilla de St. George, a donde llegaría ella en coche acompañada por su madre. Después, padre e hija caminarían juntos hacia el altar.

Tras conocerse que Thomas Markle ha decidido no acudir a la boda, el Palacio de Kensignton hizo público un comunicado en el que señala que "este es un momento muy personal para Meghan Markle unos días antes de su boda. La novia y el príncipe Harry piden de nuevo que la comprensión y respeto por ellos se aplique también a Thomas Markle en esta situación complicada".

Enrique pide respeto

El príncipe Enrique y su prometida han pedido "comprensión" y "respeto" hacia el padre de esta ante la posibilidad de que el hombre no acuda a la boda de la pareja. "Este es un momento profundamente personal para la señorita Markle en los días previos a la boda", señaló anoche un portavoz del palacio de Kensington, residencia oficial del príncipe Enrique.

"Ella y el príncipe Enrique -añadió- piden otra vez que la comprensión y el respeto sean extendidos al señor Markle en esta situación tan difícil", agregó el portavoz, sin aportar más detalles sobre los problemas que afronta el padre.