Rosquillas por San Isidro
Un puesto de las tradicionales rosquillas en la pradera de Madrid con motivo de la celebración de la festividad de San Isidro, patrón de la capital. JORGE PARÍS

Si algo no puede faltar en Madrid por San Isidro son las rosquillas, que desde hace ya días se pueden encontrar en muchos puestos y que, por supuesto, también nos podemos animar a preparar en casa.

Aproximadamente 6 millones de rosquillas se preparan en Madrid para celebrar la festividad de San Isidro, y se pueden encontrar en prácticamente todas las panaderías tradicionales de la ciudad. Al parecer las favoritas de los madrileños son las rosquillas "listas" seguidas por las "tontas" y las de "Santa Clara". En el último lugar quedan las "francesas".

Pero ¿dónde comprar las mejores rosquillas de San Isidro en Madrid? Para facilitar la tarea hemos preparado una pequeña lista con algunos lugares en los que acertar seguro.

La antigua pastelería del pozo (Calle Pozo, 8). Abrió sus puertas nada menos que en 1830 y cuenta con los hornos más antiguos de Madrid. Aunque evidentemente ha sufrido muchas reformas con el paso de los años, sigue conservando parte de su mobiliario original, lo que le permite mantener todo su encanto. Presumen de tener los mejores roscones de reyes y bartolillos de la ciudad, pero lo cierto es que sus rosquillas tampoco se quedan atrás.

Casa Mira  (Carrera de San Jerónimo, 30). En 1855, el maestro turronero Luis Mira decidió abandonar Jijona parar probar suerte en Madrid. Aunque en un principio se dedicaron exclusivamente a los turrones, con el paso de los años fueron ampliando sus productos hasta hoy, que podemos encontrar entre otras muchas cosas unas estupendas rosquillas de san Isidro.

Mallorca (Bravo Murillo, 11). A Bernardino Moreno y su esposa les toco la lotería en 1931 y decidieron abrir una pastelería que con el paso del tiempo se convirtió en una cadena de tiendas que incluso cuenta con una en Ciudad de México y otra en Tokio. Su especialidad eran las enseimadas, pero todos sus productos son de una calidad excelente y su rosquillas de San Isidro no son una excepción.

El horno de San Onofre (San Onofre, 3). Otra pastelería clásica de Madrid es El horno se San Onofre, que abrió sus puertas en 1972. Primero se inauguró El horno de La Santiaguesa y después La Tahona. Además de sus 5 establecimientos en Madrid, cuentan con otra pastelería en Nagasky (Japón). No sabemos si hasta allí llegarán sus rosquillas de San Isidro, pero en Madrid podemos encontrar de todo tipo y son exquisitas.

La Duquesita (Calle Fernando IV, 2). La historia de una de las pastelerías más castizas de Madrid se remonta a 1914, aunque fue Oriol Balaguer quien hace unos años reabrió y se puso al mando de esta casa que puede seguir presumiento de un producto de gran calidad y unas de las mejores rosquillas de la ciudad.

Nunos (Narváez, 63). Para quienes busquen algo diferente, en Nunos -famoso por sus roscones y torrijas- también se han animado a darle un toque especial a las rosquillas de San Isidro. Aunque mantienen las recetas originales tienen versiones que seguro que sorprenden.