En declaraciones a Europa Press, la directora adjunta del establecimiento, Eva Trias, que acogió a los guardias civiles del 24 de octubre al 29 de diciembre, ha explicado que el día de la llegada de los guardias hubo un 'escrache', y que desde entonces han recibido llamadas y correos amenazantes, y les han "acribillado" en redes sociales.

Han decidido explicar la situación que viven después de que el Ayuntamiento de Girona aprobara una moción que defendía el carácter pacífico de los CDR, ya que según Trias, algunos integrantes han participado en estas acciones contra el camping: "Nos ha molestado mucho, es discutible que son pacíficos, no es la percepción que tenemos nosotros. No estamos de acuerdo".

La denuncia la presentaron después de que aparecieran pintadas en las paredes del camping con mensajes como: 'Sois el 155', 'Botiflers', 'Ni oblit ni perdó' e insultos al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y al delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, ha explicado Trias, que ha puntualizado que también tacharon de "colaboracionista" al dueño del camping en un póster.

Sobre si les preocupa que esta situación afecte a la temporada turística, la directora adjunta ha explicado que no sufren por la temporada porque tienen reservas como cada año, si bien ha habido algunos clientes habituales que han rechazado acudir este año por haber alojado a los guardias: "Pero alojar es nuestro trabajo", ha valorado.

Consulta aquí más noticias de Girona.