Con animales salvajes es siempre necesario extremar las precauciones, por mucho que estos estén en zoológicos. Es la lección que no olvidará una familia con niños que visitaba el Beekse Bergen Safari Park en Países Bajos, que se vio rodeada de guepardos.

Otros visitantes, que viajaban en coche tras ellos, grabaron la secuencia, que se ha difundido por redes sociales. Todo empezó cuando un hombre decidió salir del coche para hacer fotos a los guepardos, algo que está expresamente prohibido. La mujer salió después para dejar unas cosas en el maletero y los dos hijos que viajaban con ellos se bajaron también del coche.

Cuando los guepardos vieron a la familia deambular por sus dominios, no dudaron en acercarse. Por fortuna, los cuatro ocupantes del coche pudieron acceder a él a tiempo antes de que los felinos les alcanzaran.