La reina Sofía se acerca a saludar a los aguilarenses.
La reina Sofía se acerca a saludar a los aguilarenses. EUROPA PRESS

La Reina Sofía ha inaugurado la novena edición del ciclo expositivo de arte sacro Edades del Hombre, que llega a Aguilar de Campoo (Palencia) y cuyo leit motiv este años es la Montaña como lugar sagrado donde encontrarse con Dios.

La Reina emérita, acompañada por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el obispo de Palencia, Manuel Herrero, ha realizado un recorrido por nueve siglos de historia religiosa a través de ciento veinticuatro piezas de arte antiguo y contemporáneo realizadas entre los siglos XIII y XXI, desde la Colegiata de San Miguel a la ermita de Santa Cecilia de Aguilar de Campoo.

El comisario de la muestra, Jose Luis Calvo, delegado diocesano de Patrimonio en Palencia, ha sido el encargado de ilustrar el viaje que propone Mons Dei, la vigésimo tercera entrega de un ciclo expositivo que cumple treinta años y que, según el secretario de la Fundación Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez, "ha modificado la forma de vida y de sentir el patrimonio de un pueblo y de una iglesia".

Un viaje estructurado en siete capítulos con obras procedentes de las once diócesis de Castilla y León, Cantabria, Vitoria y Orense, del Museo Nacional de Escultura, la Biblioteca Nacional o el Museo Antropológico, y que se desarrolla en dos sedes que combinan la sencillez románica de Santa Cecilia con la majestuosidad de la Colegiata de San Miguel, un templo de enormes dimensiones de origen visigótico y románico.

Un relato secular

El relato arranca en Santa Cecilia con un grupo escultórico de Ortiz 'el Viejo' del siglo XVI que procede del Museo de Arte Sacro de Peñafiel y que se convierte en el mejor preámbulo de esta muestra porque representa la Transfiguración de Jesús en el monte Tabor y simboliza la invitación a subir a la montaña para encontrarnos con Dios y lo sagrado.

Después el viaje lleva a hacer un recorrido por todas las religiones, un capítulo que ha llamado especialmente la atención de la Reina Sofía porque muestra un grabado de los Dioses del Olimpo cedido por la Biblioteca Nacional, según ha explicado después el comisario de la muestra.

Ya en la Colegiata de San Miguel esperaban los más grandes, Pedro Berruguete, Alejo de Vahía, Gil de Siloé, Juan de Balmaseda, Alonso Nicoín de León, Juan de Flandes, Gregorio Fernández, el Greco, Alonso Cano, Goya, Vigarny, Giralte o Victorio Macho, junto a otros contemporáneos como Daniel Quintero, Alfonso Galván, Luciano Diez de Castilla y Luis Feo.

Todos ellos escriben un relato iconográfico sobre óleo, madera policromada, bronce, alabastro, marfil, plata, guiado por un camino de Luz, que da paso de un capítulo a otro, y que se complementa con las mas modernas tecnologías, que otorgan movimiento al arte, cuatro audiovisuales del realizador Pablo Moreno y el hilo musical del compositor Oscar Martín.

Guiada por Jose Luis Calvo, la Reina se ha detenido en El sermón de la Montaña, una obra del palentino Antonio Guzmán Capel hecha expresamente para esta muestra, en la pila románica más importante de todo el Camino de Santiago, que procede de Redecilla del Camino (Burgos) y en la representación del Monte Calvario con tres Cristos Crucificados que responden a iconografías tan dispares como las de Alejo de Vahía, Victorio Macho y Manuel Pereira.

Le ha llamado especialmente la atención la Transfiguración de Pedro de la Cuadra, el San Sebastián del Greco, que ha salido por primera vez de la Catedral de Palencia y la Custodia de Medina de Rioseco, obra de Antonio Arfe.

Subir la montaña, subir a los cielos

La imagen de la montaña como subida y ascenso a ese encuentro de Dios se expone a través de la figura de San Juan de la Cruz y sus caminos hacia la perfección en el Capítulo sexto, que arranca con una escultura de Venancio Blanco, fallecido recientemente y tan ligado a este ciclo expositivo.

Un montaje que plantea tres caminos, el erróneo, el imperfecto y el de la perfección y que ha llamado mucho la atención de Doña Sofía quien ha comentado que "en la vida hay que acertar", según ha explicado Calvo.

Un camino de luz da paso al último capítulo de esta muestra, en el que el San Sebastián del Greco luce junto a obras de Goya, Juan de Balmaseda, Gregorio Fernández, Pedro Berruguete, y una copia exacta de Rafael Sanzio de grandes dimensiones que ha salido por primera vez de Autillo de Campos (Palencia).

"Preciosa, una maravilla", ha comentado la Reina al salir de esta muestra que hasta el 18 de noviembre convertirá Aguilar de Campoo en el escaparate del mejor arte sacro de Castilla y León