Marco y Gloria
Marco y Gloria, convertido en personajes de un cuento de hadas. BBC

Marco y Gloria, una pareja italiana de unos 20 años, se mudaron a Londres para buscar trabajo como arquitectos. Solo unos pocos meses después, murieron en el incendio de la Torre Grenfell en junio de 2017.

Familiares y amigos de Marco han escrito un libro para niños que convierte lo que sucedió en un cuento de hadas, pero a diferencia de la vida real, la historia tiene un final feliz, tal y como cuentan a la BBC.

"No hay palabras para describir el dolor que supone la pérdida de un hijo. Si un día dura 24 horas, una madre sufre 25", cuenta Daniela Burigotto, madre de Marco, que un día empezó a recordar cómo a su hijo le fascinaban los cuentos de hadas cuando era pequeño.

De esta forma, Daniela comenzó a escribir un cuento sobre la vida de Marco y Gloria. En ella, ambos son niños felices que crecieron con el sueño de ser arquitectos y fue estudiando la carrera donde ambos se conocieron y enamoraron.

El libro ha visto la luz gracias a la ayuda de familiares y amigos, que no han dudado en colaborar con este bello homenaje. Por ejemplo, las ilustraciones son obra de Roberta, amiga de la infancia de Marco. "La última vez que nos vimos, él me dijo que se iban a Londres. Estaba preocupado, pero a la vez emocionado con la idea. Se había convertido en todo un hombre y así lo recuerdo en mi cabeza", recuerda emocionada Roberta.

El cuento tiene un final feliz. "Una noche, un malvado dragón, envidioso de su felicidad, secuestra a Gloria. Marco se convierte en un guerrero valiente, derrota al dragón y libera a su amada", lee Daniela, que espera poder ayudar a otras madres en su situación, a las que aconseja intentar sobrellevar el dolor por la pérdida de un hijo a través de bellos recuerdos sobre éste.

Giannino Gottardi, padre de Marco, explica que "nos encontramos entre dos opciones. No hacer nada, estar tristes toda la vida y morir o intentar recordar lo bello de nuestro hijo, su felicidad, aquellos besos con Gloria".

La aceptación del libro ha superado todas las expectativas y ya ha sido traducido al inglés y enviado a varias escuelas de Londres, ciudad donde tuvo lugar la tragedia. "Solo espero que una historia como esta, de personas sencillas, sirva para trasladar un mensaje de felicidad como la que ellos vivieron", concluye Daniela.