RAI
Imagen de la sede de la RAI, en Roma, iluminada de azul por el Día Mundial del Autismo. EFE

Las personas con autismo se encuentran con grandes barreras en el mercado laboral para acceder a un puesto de trabajo. Las principales son la ausencia de programas específicos de apoyo y de modelos de formación dual, la falta de oportunidades de empleo y los prejuicios existentes en el tejido empresarial. Y sin embargo, los empresarios españoles desconocen el potencial laboral de estas personas.

Estas son las principales conclusiones del estudio “Empleo y Trastorno del Espectro del Autismo. Un potencial por descubrir”, que acaba de presentar la Confederación Autismo España. Esta investigación se puso en marcha en septiembre de 2016, con el objetivo de generar conocimiento sobre la situación actual de las personas adultas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) en edad laboral y para analizar las barreras a su contratación que hay en en el mercado laboral ordinario.

En la presentación de este trabajo, Jesús García Lorente, director general de Autismo España, ha considerado que el empleo “es un elemento esencial para mejorar la calidad de vida de las personas con TEA y favorecer su inserción social”. Por ello ha pedido a las empresas que les den “una oportunidad” y, a las Administraciones Públicas, que pongan en marcha “medidas que faciliten el acceso a programas específicos de empleo y fomenten fórmulas como el empleo con apoyo”.

Ruth Vidriales, directora técnica de la Confederación, ha destacado la ausencia de datos oficiales sobre la situación de las personas con TEA en nuestro país, especialmente en relación a su vida adulta. Ha comentado que resultados de investigaciones desarrolladas a nivel internacional ponen de manifiesto la existencia de elevadas tasas de desempleo y exclusión del mercado laboral ordinario de las personas que forman parte del colectivo. Asimismo, ha destacado que diversos estudios señalan el valor del empleo con apoyo como modelo y metodología recomendada para promover la inclusión laboral de las personas con TEA.

Falta concienciación y políticas específicas

Vidriales es autora del estudio, junto a Marta Plaza y Cristina Hernández, técnicas de investigación de Autismo España. La investigación refuerza la premisa de que las personas con TEA pueden y quieren trabajar. Según Plaza y Hernández, el empleo es un derecho fundamental para cualquier persona que contribuye a mejorar su calidad de vida y le permite vivir de manera autónoma e independiente. Sin embargo, la mayor parte de los hombres y mujeres con TEA en edad laboral está desempleada (entre el 70 y el 90%, según datos de Autismo Europa), siendo uno de los colectivos que encuentra más barreras para acceder a un puesto de trabajo y por lo tanto, uno de los que presenta un mayor riesgo de verse excluido del empleo.

Entre los elementos que dificultan el acceso al empleo a las personas con TEA, destacan fundamentalmente tres:

  • La falta de oportunidades de empleo.
  • Los prejuicios existentes en el tejido empresarial en relación al TEA.
  • La ausencia de programas específicos de apoyo y de modelos de formación dual, que proporcionen conocimiento técnico y experiencia práctica.


Respecto a la falta de oportunidades de empleo, el estudio pone de manifiesto que aún falta mucha concienciación en el tejido empresarial español respecto a las capacidades y el potencial laboral las personas con TEA. Persisten determinados prejuicios sociales y falsas creencias que es preciso desterrar, con el fin de que los empresarios puedan aprovechan el talento de los hombres y mujeres con TEA. Y es que algunas de las características que definen el TEA (la meticulosidad, la atención por los detalles, la honestidad, la creatividad, la preferencia por la rutina, la memoria o las buenas competencias en tareas mecánicas y repetitivas) son de gran valor en el ámbito laboral y suponen una ventaja para el desempeño de determinados puestos de trabajo.

De modo que son las familias y las entidades que representan al movimiento asociativo las que proporcionan la mayor parte de los apoyos a las personas adultas con TEA en nuestro país. En este sentido, según esta investigación, es imprescindible el desarrollo de políticas públicas dirigidas a potenciar el empleo en el mercado ordinario de estas personas ya que, en muchos casos, los programas de fomento del empleo de las personas con discapacidad no contemplan la realidad y necesidades específicas de este colectivo.

También es fundamental que se impulsen programas de capacitación profesional basados en modelos de formación dual, facilitando una formación que proporcione no solo la cualificación técnica, sino también las competencias necesarias para afrontar la vida adulta y desempeñar un puesto de trabajo, mediante prácticas en entornos laborales reales, apunta este estudio, financiado por la Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España (AIE), y que ha contado con la implicación y participación activa de las entidades que forman parte de la Confederación Autismo España.