Mauricio Macri
El presidente argentino, Mauricio Macri. Leonardo Muñoz / EFE

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anunció este martes que ha iniciado conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir una "línea de apoyo financiero" por la situación generada en el país ante la fuerte depreciación del peso frente al dólar en un difícil contexto global. 

"Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora, y nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo y esto nos va a permitir fortalecer este programa de crecimiento y desarrollo, dándonos un mayor respaldo para enfrentar este nuevo escenario global", dijo el mandatario en un mensaje grabado y difundido mediante los canales oficiales de la Presidencia. "Y evitar crisis como las que hemos tenido en nuestra historia", añadió Macri, quien no quiso mencionar a cuánto asciende la posible operación.

Este martes, el peso se ha depreciado un 5,38% frente al dólar respecto al cierre del lunes, tras varias jornadas de fuertes caídas de la moneda local —el cambio comenzó 2018 en 18,65 pesos y hoy está a 23,40— que no reaccionaron a las medidas del Gobierno para frenarlas y han provocado una fuerte incertidumbre en el país.

Tras recalcar que tiene el "compromiso" de decir siempre "la verdad" y trabajar para que "cada argentino pueda vivir mejor", Macri recalcó su "convicción" de que el país está recorriendo "el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica" que haría "retroceder y dañaría a todos".

"Para esto implementamos una política económica gradualista que busca equilibrar el desastre que nos dejaron en nuestras cuentas públicas (en referencia al Gobierno de Cristina Fernández, 2007-2015) cuidando a los sectores vulnerables y al mismo tiempo creciendo y generando así más empleo y desarrollo", añadió. Sin embargo, en este marco, el jefe de Estado incidió en que "el problema" que tiene Argentina es ser "uno de los países que más depende del financiamiento externo", producto "del enorme gasto público" heredado y que su Ejecutivo está "ordenando".

Al mismo tiempo, Macri reconoció que durante los dos primeros años de su gestión, el país ha contado con un contexto mundial muy favorable que hoy "está cambiando". "Las condiciones mundiales están cada día más complejas por varios factores: están subiendo las tasas de interés, el petróleo, devaluando monedas de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos", sentenció.

Por ello, "frente a esta nueva situación" decidió echar mano del FMI, cuya titular hizo el pasado marzo una visita oficial a Buenos Aires. El mandatario afirmó este martes que su decisión de negociar ahora con el organismo internacional la tomó "pensando en el mejor interés de todos los argentinos, no mintiéndoles", como tantas veces, aseguró, se ha hecho.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, confirmó que ya han comenzado las negociaciones. "Se han iniciado discusiones sobre cómo podemos trabajar juntos para fortalecer la economía argentina y se llevarán a cabo en breve", indicó Christine Lagarde, directora gerente del FMI, en un escueto comunicado. Además agregó que "Argentina es un valioso miembro del Fondo Monetario Internacional" y mostró su "interés" en continuar la colaboración con ese país.