Juicio contra la mujer acusada de acuchillar a su marido
Emiliana G.P., de 50 años, en el momento de entrar a declarar en la Audiencia Provincial de Toledo. Laura Gómez

Este lunes ha comenzado el juicio contra Emiliana G.P., de 50 años, acusada de matar con un cuchillo de cocina a su marido, Santiago Asensio García, en mayo de 2006 en la localidad de Argés.

Durante más de dos horas de declaración, la acusada ha explicado a los nueve miembros del jurado que en muchas ocasiones pensó en separarse de su esposo porque bebía mucho y tenían frecuentes discusiones.

Emiliana ha añadido que no llegó a separase porque sabía que "allá donde estuviera me haría la vida imposible". La acusada ha relatado que durante los 28 años de matrimonio "viví un infierno de malos tratos, vejaciones, insultos y amenazas"; la presunta agresora ya había denunciado a su marido por malos tratos seis años antes del fatídico día, aunque luego no acudió a declarar.

Declaraciones contradictorias

La acusada ha afirmado que cogió el cuchillo de la cocina para defenderse porque pensó que Santiago "se dirigía hacia el garaje a coger su escopeta". Este testimonio, sin embargo, se contradice con el que realizó Emiliana dos años antes durante el proceso de instrucción; en aquella ocasión, afirmó que su marido se dirigía al garaje "a coger una cerveza, ya que las guardaba allí".

No me divorcié porque sabía que donde estuviese, me haría la vida imposible

Lo cierto es que en el momento de la muerte, Santiago sólo tenía en la mano un cigarrillo. La defensa de Emiliana, la juez Dionisia Pérez, afirma que la acusada "actuó movida por el miedo insuperable al marido". Por ello, pide la absolución para su cliente. Además, la abogada cuenta con el atenuante del "problema patente de alcoholismo" que sufría la víctima.

"Se lo clavó al resbalar"

Además, Pérez ha afirmado que lo ocurrido la noche del 11 de mayo de 2006 en la puerta del garaje fue fruto de un accidente, puesto que Emiliana no tenía intención de acabar con la vida de su esposo, sino que cogió el cuchillo para defenderse de él, y que fue el propio Santiago el que se lo clavó al resbalar, bien con el agua de la lluvia que había en el pavimento de la rampa del garaje, o bien por su estado de notoria embriaguez.

La abogada defensora asegura que fue la propia víctima quien se clavó el cuchillo

Por su parte, la acusación particular, a cargo del abogado Alejandro Javier Díaz y que representa a la madre y a los hermanos del difunto, solicita quince años de prisión para Emiliana, por un delito de homicidio con las agravantes de parentesco y abuso de superioridad.

La fiscalía había solicitado catorce años.

El juicio proseguirá durante los próximos días, ya que todavía faltan por declarar los hijos del matrimonio, que apoyarán a la madre. Desde el día de los hechos, hace casi dos años, Emiliana ha permanecido en prisión preventiva.