Una playa de la Comunitat Valenciana
Una playa de la Comunitat Valenciana GVA - Archivo

El pleno del Consell ha aprobado este viernes el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral de la Comunitat Valenciana (Pativel), que tiene como objetivo principal la protección y conservación activa de los espacios litorales libres de edificación más valiosos y preserva más de 7.500 hectáreas de suelo en las tres provincias.

Además de la conservación, este plan pretende garantizar la conectividad ecológica y funcional del mar con el interior, evitar consolidados urbanos y barreras urbanas que deterioren el litoral y mejorar la calidad del espacio edificado para ser más competitivo con respecto a las nuevas demandas turísticas, ha explicado la portavoz del Consell, Mónica Oltra.

En concreto, el Pativel propone la conservación activa de más de 7.500 hectáreas de suelos de elevada calidad ambiental, territorial y paisajística, distinguiendo dos categorías principales: el suelo no urbanizable de protección del litoral (hasta los 500 metros desde la ribera del mar) y el suelo no urbanizable de refuerzo del litoral (desde los 500 hasta los 1.000 metros desde la ribera del mar).

Por provincias, el suelo preservado es aproximadamente de 2.500 hectáreas en Castellón, 2.900 en Alicante y aproximadamente 2.100 en València, una cifra ligeramente inferior debido a que ya cuenta con el frente litoral protegido de l'Albufera.

La Generalitat destaca que este plan, "lejos de recortar el crecimiento urbanístico del litoral, busca conservar y poner en valor los suelos más valiosos de la costa, al tiempo que los mantiene como espacios abiertos o zonas verdes de los municipios costeros, lo que contribuye a mejorar la calidad de sus tejidos urbanos". Además, el Pativel deja suelo en la zona litoral para satisfacer las demandas razonables de estos municipios a medio y largo plazo.

ACTIVIDAD ECONÓMICA Y MEDIO AMBIENTE

El Pativel posibilita usos que compatibilizan la actividad económica con el respecto a valores ambientales y territoriales. Por ejemplo, en suelo no urbanizable de protección del litoral (tipo 1) se permiten actividades, infraestructuras y dotaciones públicas que deban implantarse necesariamente en este espacio, así como la rehabilitación de las edificaciones para usos terciarios como restauración, cultura o alojamiento. Para la actividad agrícola, se establecen unos parámetros máximos para sus instalaciones.

En los suelos de tipo 2 (los no urbanizables de refuerzo del litoral, de 500 a 1.000 metros) se podrán implantar hoteles con encanto con baja ocupación de parcela y ambiente rural, usos deportivos abiertos, cámpings con certificado de sostenibilidad, dotaciones asistenciales "siempre garantizando la continuidad ecológica y funcional de los ecosistemas".

También la actividad agrícola está permitida, con las determinaciones de la legislación del suelo no urbanizable de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP).

El plan evita los crecimientos en pendientes elevadas y se establece la necesidad de mantener la calificación de zonas verdes próximas al mar en los espacios urbanos y la necesidad de un informe de integración paisajística para todos los instrumentos de desarrollo urbanístico y edificatorio en los primeros 500 metros de costa.

En sus disposiciones transitorias, regula también un régimen específico de incremento del índice máximo de crecimiento de suelo de la Estrategia Territorial para favorecer la actividad hotelera en los municipios de costa.

REGULARIZACIÓN DE EDIFICACIONES DISEMINADAS

Por otra parte, garantiza a los propietarios de edificaciones unifamiliares diseminadas en situación irregular el derecho a su regularización a través de procedimientos de integración paisajística y disminución del impacto ambiental, como el control de los vertidos irregulares de aguas fecales.

De este modo, los propietarios de las mismas podrán seguir haciendo uso de estas edificaciones "siempre y cuando eviten los perjuicios que causan al medio ambiente".

El Pativel incluye una memoria económica basada en un informe de Abogacía de la Generalitat que acredita que durante su tramitación se han seguido criterios de respeto a los derechos patrimonializados por los propietarios de suelo, respetando en todo momento los criterios del Tribunal Supremo al respecto, al ser la seguridad jurídica una de las prioridades básicas en la tramitación de este plan.

Además, también recoge el diseño de una Vía Litoral, pegada en el mar desde Vinaròs hasta Pilar de la Horadada, para la movilidad no motorizada, y que se concreta a través de los Programas de Paisaje del Litoral, de los que se han presentado los cuatro primeros: Litoral de Vinaròs-Benicarló, la Albufera, Gandia-l'Auir y Elx-Alacant, desde el Saladar de Agua Amarga hasta el Hoyo de Galvany.

CATÁLOGO DE PLAYAS DE LA COMUNITAT

El pleno del Consell también ha dado luz verde al Catálogo de Playas de la Comunitat Valenciana, que forma parte del Pativel y tiene como objeto delimitar los tramos naturales y urbanos demandados por la legislación básica de costas, así como establecer criterios generales para los usos y actividades a implantar en el dominio público marítimo-terrestre, desarrollando la legislación básica del Estado en materia de costas.

Se han delimitado 90 tramos de playa natural dividida en categorías 0, 1, 2 y 3, en función de las mayores restricciones de usos y actividades (20 están en la provincia de Castellón, 30 en la de Valencia y 40 en la de Alicante) y 129 tramos de playas urbanas, categorías 1 y 2 (34 en Castellón, 31 en Valencia y 64 en Alicante).

En función de los requerimientos y la presencia de hábitats, flora o fauna, se regulan las actividades permitidas en las playas naturales, así como sus períodos de exclusión temporal, siempre con la salvaguardia de las necesarias funciones de seguridad y salvamento marítimo y la limpieza de las playas en períodos que no comprometen los valores protegidos por el catálogo.

Consulta aquí más noticias de Valencia.