La película de animación estadounidense Gru: Mi villano favorito 3 (Despicable Me 3 en versión original) arrasó el pasado año en los cines de la Unión Europea y, con 32,2 millones de entradas, ocupó la primera plaza de las cintas más vistas, por delante de otras producciones también estadounidenses.

Le siguieron La bella y la bestia, nueva versión del clásico de Disney, con 29,7 millones de entradas, y Los últimos Jedi, el capítulo octavo de la histórica serie de la Guerra de las Galaxias, con 28,8 millones, según los datos comunicados este viernes por el Observatorio Europeo del Audiovisual.

Muy por detrás aparecían a continuación The Fate of the Furious, con 21,7 millones, Fifty Shades Darker con 20,3 millones, Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales con 19,7 millones, The Boss Baby con 18,6 millones, e It con 17,9 millones.

En novena posición, se situaba la primera película europea, la británica Dunkirk, del director canadiense Christopher Nolan, con 17,2 millones.

Pero si se excluyen las producciones europeas financiadas con capitales estadounidenses, como ocurre con esta, la primera europea sería la comedia británica Paddington 2, con 9,1 millones de entradas.

Más allá del éxito inapelable de Gru: Mi villano favorito 3, otros filmes de animación se situaron en la parte alta de la tabla, ya que coparon en conjunto seis de las 20 primeras plazas, entre ellos The Boss Baby (18,6 millones de entradas), Sing (15,2 millones), Cars 3 (11,3 millones) y Coco (9,8 millones).

Otra tendencia bien asentada es el dominio de los títulos de franquicias, ya que fueron 15 entre los 20 primeros de la lista (8 entre los 10 primeros).

Menos producción y recaudación estancada

El pasado año, se produjeron en la UE un total de 1.676 largometrajes (1.072 de ficción y 604 documentales), lo que significó una caída del 3,7% respecto a 2016.

La recaudación de los cines en la Unión se mantuvo prácticamente estancada (-0,3%) con 7,02 millones de euros, lo que tiene que ver con una disminución del 0,8% del número de entradas vendidas (984 millones).

Entre los principales mercados, destacaron los ascensos del 8,7% en Polonia (56,6 millones de entradas), del 5,3% en Holanda (36 millones), del 1,4% en el Reino Unido (170,6 millones) y del 1% en Alemania (122,3 millones).

Francia repitió como el país con más público en las salas de cine, pese a un ligero retroceso (209,4 millones de billetes vendidos, -1,7%). Esa misma tendencia se constató en España, el cuarto país en número de espectadores, con 100,2 millones de entradas (-1,6%).

En Italia, el bajón fue considerable (-12,9% a 99,2 millones) sobre todo por una pérdida de público de los filmes nacionales.

Fuera de la UE, dos grandes países del Viejo Continente consiguieron incrementar muy significativamente el número de espectadores: Rusia (212,2 millones, +10 %) y Turquía (71,2 millones, +22,1 %).