Leticia Rosino
Leticia Rosino, de 33 años. SOS DESAPARECIDOS

Leticia Rosino, de 33 años, apareció muerta y con signos de violencia  en las inmediaciones del pueblo en el que residía, Castrogonzalo, en Zamora, después de que por la tarde de este jueves su familia comenzara a echarla en falta al no volver de su habitual paseo vespertino.

La joven tenía golpes "muy significativos y violentos" tanto en la cara como en el cráneo, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno en Zamora. Además, sus datos no constan en los registros de víctimas de Castilla y León.

La denuncia por la desaparición la interpuso una hermana de la joven sobre las seis de la tarde de este jueves, tras no localizarla, y desde el primer momento se consideró una desaparición de alto riesgo por las circunstancias en las que se había producido, al ser la fallecida una persona que realizaba una vida normal.

La Guardia Civil desplegó varias patrullas, entre ellas una canina, para intentar dar con la joven. De madrugada, los agentes encontraron el cuerpo en un terraplén de difícil acceso en las afueras de la localidad.

Los cuerpos policiales han abierto una investigación para esclarecer los hechos. En Castrogonzalo definían a Leticia como una mujer "sonriente y majísima".

Vivía en el pueblo castellano-leonés desde el pasado mes de junio y trabajaba como química en una empresa láctea.

Consulta aquí más noticias de Zamora.