Panga en un mercado de Vietnam
Ejemplares de panga en un mercado de Vietnam. Jean-Pierre Dalbéra/Wikimedia Commons

El panga es uno de los pescados más consumidos por su bajo coste, su buen sabor y su ausencia de espinas. Su escaso contenido en omega-3 y en proteínas no le han eximido de que se haya convertido en uno de los productos más demandados del mercado, sobre todo para ofrecerse en colegios, hoteles y hogares.

Sin embargo, se ha descubierto que este pescado presenta un alto contenido en mercurio... Según científicos españoles de la Universidad de La Laguna, esta especie, al proceder del río Mekong en Vietnam, uno de los afluentes más largos y contaminados del mundo, es impregnada por los pesticidas y por el resto de compuestos químicos que circulan en sus aguas.

Los investigadores canarios han realizado una evaluación de 80 muestras de filetes congelados de panga. Tal y como aparece en la revista 'Chemosphere', algunos ejemplares, sobre todo en sus presentaciones en adobo, superan las concentraciones máximas admisibles fijadas por la legislación europea en 0'5 mg/kg. Por lo que se alude al control exhaustivo del contenido de mercurio en este tipo de pescado como algo necesario.

Riesgos y recomendaciones

Según afirmaciones de los propios científicos, en los casos donde se supera la concentración máxima permitida y tras un consumo continuado puede existir riesgo para la salud por la acumulación de mercurio en adultos pero, sobre todo, en niños. En concreto para estos últimos, recomiendan que consuman otros pescados, también por su bajo aporte nutricional.

Los informes de la OCU recomiendan que no se consuma este producto más de dos veces por semana porque sus sustancias nocivas se depositan en el organismo y no se eliminan.